Jazmín Varela, ilustraciones con impronta propia

Una charla con la ilustradora y guionista rosarina que llegó a La Plata para ser parte de una charla organizada por Crumb, un interesante almacén donde se pueden encontrar historietas y afines. 

En su visita a La Plata, Varela estuvo junto a Pablo Vigo («Lo salvaje») y Paula Sosa Holt («Pip y Pep»). Antes de esa charla moderada por Cata Reggiani, conversó con Cacodelphia sobre sus inicios en el dibujo, sobre sus libros y sus influencias.

Jazmín Varela es autora de Crisis Capilar (EMR, 2016), «Tengo unas flores con tu nombre (Guía práctica de sororidad)» y «Guerra de soda», ambos libros editados por la Editorial Maten al Mensajero. Forma parte del grupo que organiza el Festival Furioso de Dibujo, uno de los más interesantes que existe en el mundo de la edición independiente e integra los colectivos Cuadrilla Feminista (formado por 17 ilustradoras de Rosario) y Línea Peluda (que reúne a dibujantes de todo el país a favor de la legalización del aborto).

El interés por el dibujo llegó a la vida de la dibujante rosarina desde muy pequeña. Y esa pasión, según contó, se apagó en la adolescencia, “por ese prejuicio de creer que dibujar bien, es dibujar realista y a mí eso no me salía, abandoné entonces esa práctica, que luego retomé en el terciario de diseño gráfico, donde tenía dibujo e ilustración y así me enganché una vez más con toda esta historia”, relató.

Al momento de destacar sus influencias, mencionó a Maitena “porque fue lo primero que leí de historieta siendo muy chiquita” y destacó sobre todo la importancia de dibujar con otros. Asimismo mencionó a “María Luque, Victoria Rodríguez, Paola Gaviria, más conocida como Powerpaola, Julia Barata, Nacha Vollenweider y todas las chicas del Festival Furioso, gente que me rodea y de quienes me siento también influenciada”.

Sobre su estilo particular y muy personal, Varela aseguró que “se fue dando de manera muy natural. Cuando  comenzás a dibujar, lo haces de manera desprejuiciada y de ese modo vas armando un estilo personal, que se va desarrollando a medida que te vas soltando y lo vas ejercitando”.

Un repaso por sus trabajos

El primer trabajo de Varela fue ilustrando “El hechicero Marjojo”, un libro de cuentos infantiles, escrito por chicos que se produce a partir de una convocatoria de la Editorial Municipal de Rosario (EMR). “En ese momento me juntaba a dibujar con Romina Biassoni, dibujante y docente de Rosario, con quien al enterarnos de la convocatoria, mandamos los tres o cuatro dibujos que entonces teníamos y quedamos seleccionadas las dos”, contó.

Hace un año, Maten al Mensajero, le editó “Guerra de soda”, un material que -reveló- “está atravesado por lo autobiográfico” y que retrata su infancia a partir recuerdos previos a los 12 años. “Fue la primer historieta que hice y me pareció natural trabajarla desde lo autobiográfico, porque pensé que me podía resultar más sencillo y en realidad fue todo lo contrario. Significó volver al pasado y resinificar un montón de situaciones que fueron parte de una infancia que tuvo de todo”, describió sobre su primer libro de historieta creado a partir de un ejercicio en un taller. “Aunque disfruté mucho acercarme a mi familia y a mis amigos de la infancia, así que fue un proceso muy interesante, intenso y muy lindo”, agregó.

Sobre su trabajo junto a Santiago Kahn y José Saínz, editores de Maten al Mensajero, un sello editorial que surgió como una extensión de una revista de igual nombre que tiene su sede en Buenos Aires, Varela aseguró que “ellos potencian el laburo de los demás, te dan mucha libertad para hacer lo que quieras, no se ocupan solo de editar y corregirte, sino que van acompañando todo el proceso de producción”.

Hace cuatro año en Rosario, por iniciativa de un grupo de dibujantes de la ciudad, nació el Festival Furioso de Dibujo, un encuentro que se propone intercambiar experiencias, tomar talleres y ver el trabajo de otros. “El Festival surgió en el año 2014, cuando de manera espontanea nos juntamos algunas dibujantas de Rosario y a partir de esas reuniones comenzamos a pensar una muestra para fin de año, a esa muestra luego se le sumaron charlas y talleres y así fue surgiendo el Festival. Después año a año fuimos renovando la propuesta, articulando con distintas instituciones, con otras disciplinas, se sumo una feria editorial, una residencia. Hoy vamos por la quinta edición, que vamos a realizar del 8 al 11 de noviembre de este año, donde siempre tenemos invitados, donde hay charlas, talleres e intervenciones en la ciudad”, contó.

Escuchá/descargá la entrevista completa: