Malisia celebra 5 años entre libros y revistas

Agustín Arzac, integrante de este proyecto, contó como trabajan colectivamente estos editoriales, cuál es el panorama del mercado actual del libro y desafíos y aprendizajes en estos años de trabajo.

Hace cinco años en el marco de una FLIA nacía en la ciudad de La Plata el Colectivo Malisia, que actualmente está compuesto por las editoriales Club Hem, EME, FA, Malisia y Pixel y se convirtió en una referencia en los campos del teatro, la poesía, la narrativa y la literatura infantil.

“Hoy nos encontramos en el equilibrio justo, tenemos un catalogo hecho y una cantidad de libros que nos respaldan” dijo Agustín Arzac y agregó que “es momento de asumir nuevos riesgos y animarnos a un poco más”. El periodista y editor de la revista editorial Estructura Mental a las Estrellas (EME) repasó el nacimiento del grupo, los desafíos y aprendizajes en estos años de trabajo, detalló cómo es trabajar de manera colectiva y cuál es el panorama del mercado actual del libro.

“Cada año lo festejamos muy especialmente y este año los festejos nos encuentra con mucho trabajo y apostando a nuevos objetivos (...) Por primera vez vamos a estar con un stand propio en la Feria Internacional del Libro, un lindo regalo por estos cinco años de trabajo, que nos abre nuevos desafíos y nuevos horizontes”, agregó en la charla con Cacodelphia.

Desde el 26 de abril y hasta el 14 de mayo Malisia tendrá su Stand en el pabellón amarillo de la Feria que se hace anualmente en Buenos Aires. Esta participación es posible -contó Arzac- por haber sido seleccionados en el proyecto “Nuevo Barrio”, que “busca promover y promocionar a editoriales pequeñas que nunca han participado”.

“Si bien nunca estuvimos desesperados por ser parte de la Feria del Libro de Buenos Aires, sabemos que es un lugar donde circula mucha gente y es la posibilidad de llegar a libreros de todas las provincias que viajan para conocer libros, autores y editoriales”, apuntó.

Los inicios

Malisia nace en el marco de una FLIA (Feria del libro autogestivo e independiente) realizada en la ciudad de La Plata. “Nada mejor que ese espacio para pensar un proyecto colectivo, independiente y autogestivo”, opina Arzac sobre este colectivo cultural conformado hace cinco años. “La FLIA -con sus altibajos- es un espacio que sigue siendo un semillero, un hermoso proyecto, donde se cocina lo que viene. O al menos así fue en su momento, en la década pasada, allí se cocino todo el futuro”.

“Es verdad que la mayor parte de los proyectos editoriales emergentes nacieron a principios de los años 2000, hubo una especie de auge que venía de las FLIA y nosotros somos un poco hijos de eso, pero somos como los cosecha tardía de ese aluvión de editoriales, que se metieron a disputar con los grandes sellos. Entramos al mundo editorial luego de ese auge, sin embargo, pudimos saborear las miles de un mercados que te recibía y no era tan desigual”.

“El momento fundacional tienen como dos instantes”, contó Arzac sobre el surgimiento de Malisia: “Hay una foto que es la primera que nos sacamos todos juntos en la Vieja Estación, en un evento que organizo Club Hem cuando todavía no eran editorial y eran todavía un grupo de Facebook que se llamaba Club Hemingway de escritores y escritoras, donde se publican en un grupo cerrado. En esa actividad se dio la primera foto de Pixel, Club Hem y EME juntos en una mesa vendiendo nuestros propios libros”. Pero el momento donde sellamos esa sociedad, recuerda Arzac, es en la FLIA de Plaza San Martín. “Ese día nos encontramos los tres proyectos y entendimos que por separados íbamos a seguir siendo una mesita en la FLIA”.

Un pequeño rinconcito

Malisia tiene como objetivo promover el desarrollo de productos culturales y artísticos nacionales, generar circuitos para su difusión, intercambio y comercialización. “Malisia es un pequeño rinconcito de la literatura local que en éstos cinco años creció y que hoy tenemos que alimentar y renovar. Hoy nos encontramos en el equilibrio justo. Tenemos un catálogo hecho y una cantidad de libros que nos respaldan, entonces, es momento de asumir nuevos riesgos y animarnos a un poco más”.

La relación con los libreros

Malisia Editorial funciona, al igual que los otros tres sellos, de manera autónoma y su catálogo editorial es muy abarcativo, ya que reúne obras de dramaturgia, narrativa, cuento infantil y poesía. Malisia es también una librería. “Al comienzo le habíamos puesto distribuidora y estantería para no competir con los libreros pero la verdad es que para toda editorial casi la única forma de subsistencia es la venta directa, donde uno puede ahí recuperar un gran porcentaje del precio de venta del libro. Por eso creo que desde el comienzo hicimos muy bien en armar una distribuidora”.

“Los libreros poco a poco nos fueron conociendo y se dieron cuenta que éramos algo más que los chicos que cada mes llevaban un par de libros. Entendieron que había una producción local muy importante que merece y amerita tener un lugar importante en la vidriera”.

 “La difusión y distribución, es una deuda que el Estado tiene no solo en el mundo editorial sino en la cultura en general. Su ausencia permitió que haya un vacío que fue ocupado por los propios actores culturales a fuerza de desgaste físico, mental y económico. Cuando con muy poco el Estado podría resolver un problema muy importante como es difusión de lo que estamos haciendo”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa