Homenaje al Cuchi Leguizamón en La Plata

Será este domingo a las 21hs. Escuchá la entrevista al escritor Roberto Espinosa, uno de los organizadores

cuchi2

 

En el Centro Cultural El Mondongo (Calle 20 N° 1883, entre 70 y 71), se realizará este domingo desde las 21 un homenaje al notable creador salteño Gustavo “Cuchi” Leguizamón, “un duende de la música al que siempre hay que tener presente”, aseguró en diálogo con Cacodelphia, el periodista y escritor Roberto Espinosa, quien estará a cargo de los textos poéticos y los recitados. “Cuchicheando” es el nombre del espectáculo del que participarán como invitadas María Elena “La Negra” Chagra, “destacada cantante salteña que el Cuchi apreciaba mucho”, la cantora de Tierra del Fuego, Casiana Torres y el cantor Julio Prieto Díaz. También serán parte del tributo el compositor, pianista y guitarrista tucumano Diego Ferronato y los guitarristas Leonel Díaz y Martín Castro.

"Cuchicheando" forma parte del ciclo "Sones y cantares. Homenaje a los maestros" que tiene por objetivo destacar la obra de creadores del folclore, y que vienen desarrollando desde hace un año en Tucumán y en otras geografías Coqui Sosa, Carlos Podazza y el propio Roberto Espinosa. Al ser consultado por los motivos que acercaron el espectáculo a la ciudad, el escritor explicó que en La Plata “el Cuchi se recibió de abogado y mientras estudiaba comenzó a cantar y en esta ciudad se le despertó esa cosa de componer y además allí viven hoy varios tucumanos talentosos, motivos más que suficientes”.

Dentro del espectáculo que busca revalorizar la obra de estos maestros a través de su música y de textos poéticos, se escucharán algunas de las mejores piezas del Cuchi Leguizamón y una inédita. “La idea es rendirle un homenaje a través de un repertorio poco transitado, por ejemplo, hay una zamba que La Negra Chagra grabo en su último disco y que compusimos con Rolando Chivo Valladares, quizá el compositor de folklore más importante de Tucumán, que le dedicamos al Cuchi, y que por primera vez se la cantará en público”.
A casi 100 años de su nacimiento la obra del compositor salteño sigue inspirando a muchos músicos populares “porque tiene atractivos melódicos y porque puede ser abordada desde el punto de vista tradicional, moderno y contemporáneo y resistir todos esos virajes” aseguró Espinosa. “El Cuchi estaba siempre pendiente de cosas nuevas, era un tipo que escuchaba de todo, sobre todo mucha música clásica y su obra se ha nutrido de todo eso. Se ha inspirado y ha tenido influencias de los músicos impresionistas franceses, admiraba mucho al músico francés Erik Satie maestro de Maurice Ravel que si bien no está dentro del impresionismo, al Cuchi lo deslumbraba esa cosa de la ironía y la picardía que tenía este músico bohemio, frecuentado por todos los jóvenes y a quien le dedico la Zamba del espejo”. El Cuchi Leguizamón dijo Espinosa “ha sido un innovador dentro del folklore y el eje de su música es como una zamba larga”. Para el periodista -que desde 1981 trabaja en el diario La Gaceta de Tucumán- es “uno de los cinco creadores dentro de la música popular argentina, junto con Piazzolla y Yupanqui, pilares que de algún modo han hecho evolucionar la música con raíz, tanto del folklore como del tango”.

 

Un pequeño recorrido por un vasto universo

cuchiGustavo Leguizamón nació en Salta el 29 de setiembre de 1917 y es autor de más de 800 piezas musicales, la mayoría de ellas zambas, chacareras y vidalas y algunas pocas poesías. “Digamos que tiene algunas letras, aunque la poesía no era su fuerte, por eso se juntaba con laderos que sí eran potentes como poetas como Manuel Castilla, con quien hizo una dupla incomparable, Jaime Dávalos, Armando Tejada Gómez, César Perdiguero y Miguel Ángel Pérez. El merito del Cuchi no pasa por poeta ni letrista, sino por músico, más allá de que haya compuesto alguna letra importante como la Zamba del carnaval”, explicó Espinosa. “Del vasto universo del Cuchi en éste espectáculo hemos incorporado algunos poemas que ha escrito y que no son conocidos, poesías que dan una idea de lo que él estaba pasando en ese momento en que los ha escrito”.
El Cuchi -además de componer músicas y algunas letras- influyó y apoyó también decididamente el surgimiento de grupos y solistas. Sin duda que de todos ellos, el más importante fue el Dúo Salteño, el grupo fundado en 1967 por Chacho Echenique y Patricio Jiménez que bajo su dirección musical transformo la música popular. “Él ha sido el inventor del dúo, a quienes conoció en la casa de Hugo Riera el hijo del Juan Riera el panadero. Allí los escucho cantar y a partir de ahí comenzó a ensayar con ellos, a crear armonías, buscando la tesitura que podían lograr esas dos voces que marcaron un momento clave en nuestro folklore”.
El músico, poeta y pianista, autor junto a Manuel Castilla, de las obras más cantadas de nuestro canto popular, apenas registró un solo disco. “Él decía que le gustaba vivir en Salta y que solo iba a Buenos Aires a visitar a los amigos, por eso ha grabado muy poco”, contó Espinosa.

“El único disco lo grabó en el año 1966, donde de un lado toca el piano y del otro la guitarra y canta, después en la década del 80, Manolo Juárez lo registro tocando en Rosario y eso fue editado por Melopea. No le importaba grabar, él amaba su Salta, le gustaba estar en la plaza, en el Club Social y siempre dijo que por culpa de él mismo, su obra no fue más conocida”.

Escuchá/Descargá la entrevista completa