Las cooperativas de trabajo ya se ven perjudicadas por los tarifazos

La Cooperativa Industrial Textil Argentina (C.I.T.A) podría dejar de funcionar debido a los aumentos que recibieron en las boletas de luz y gas. Ademas, la fábrica recuperada por sus trabajadores debe afrontar la caída de sus ventas.

citaLa fábrica CITA fue una de las primeras empresas recuperadas del país. En 1952 dejó de ser una sociedad anónima, para ser gerenciada por una cooperativa de trabajadores.

Actualmente, 31 puestos de trabajo peligran su continuidad. La textil podría dejar de funcionar debido a los aumentos que recibieron en las boletas de luz y gas.

A esto se sumó la caída en las ventas, por lo que tuvo que bajar su producción en los últimos meses. Pasaron de producir 65 mil metros de tela por mes, a 35 mil metros.

En declaraciones a Radio Futura, el presidente de la cooperativa, Sergio Yosko contó la situación que están pasando: "como otras cooperativas, pymes y clubes de barrio estamos sufriendo los tarifazos. En noviembre pagábamos 18 mil pesos de luz y ahora estamos pagando 53 mil pesos."

El trabajador agregó que "es imposible trasladar esos aumentos a los costos de los productos textiles, porque nadie compraría a precios mas elevados".

Yosko contó que la industria enfrenta diversas problemáticas a partir de las políticas del gobierno de Mauricio Macri: "no son solamente los tarifazos, sino que la devaluación del peso nos afectó porque los insumos como las anilinas y los repuestos de las maquinarias que son importados, pasaron a costar el doble."

Los trabajadores cooperativistas reclaman una tarifa social para el sector, ya que hay otras cooperativas que enfrentan la misma dificultad para pagar los servicios. En el caso de C.I.T.A, evalúan la posibilidad de alquilar una parte de la fábrica que está en desuso al municipio de La Plata para afrontar los gastos.