Funcionarios judiciales a favor de perseguir los eslabones débiles del narcotráfico

Congreso narcocriminalidadEl Congreso de Narcocriminalidad Organizado por el Ministerio Público Fiscal de CABA, se realizó durante abril con la participación de juristas internacionales. Cerró con una declaración donde se pide a las provincias que adhieran a ley de desfederalización que permite que las justicias y fuerzas provinciales investiguen el "narcomenudeo".


El viernes 22 de de abril, la Facultad de Derecho de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dio cierre al congreso de narcocriminalidad. El mismo fue organizado por la Fiscalía de la Ciudad, el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de la República Argentina y el Consejo Federal de Política Criminal. La apertura había estado a cargo del Ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano.

Durante tres días, juristas de distintos países fueron convocados a disertar sobre políticas para la lucha contra el narcotráfico, en breves presentaciones de 30 minutos. Allí estuvo presente el agente de la DEA, fuerza estadounidense de lucha contra el tráfico de drogas, Michael Tooley. El mismo relató los alcances del narcotráfico mundial, presentando los exorbitantes números del comercio de drogas, sus rutas alrededor del globo, y los intrincados caminos del lavado de dinero.

La intervención del agente Michael Tooley, concluyó con la convocatoria abierta a que fiscales, jueces y funcionarios lo convoquen a intervenir a él y la agencia. Se preguntó en voz alta “¿Cómo puede ayudar la DEA?”, y exclamó que la agencia cuenta con una base de datos internacional, y que a su vez, con laboratorios de alta tecnología que permiten identificar la zona de producción de la droga. Resaltó que la agencia posee presencia en 70 países, y con “contactos fiables en todo el mundo”.

Acerca de Argentina sostuvo que es un país donde se concentra el lavado de dinero, y a la vez donde se debía poner más énfasis en la persecución del consumo de marihuana “por ser el camino de entrada a otros consumos ilícitos”.

La Directora Seccional de la Fiscalía General de la Nación Departamento del Tolimade, Colombia, Eufemia Cárdenas Luna, se pronunció a favor de la desfederalización y sostuvo que en Argentina hay “micronarcotrafico”, ya que sólo hay pequeñas bandas regionales dedicadas principalmente al comercio interno. Durante la exposición también realizó un rápido resumen histórico de las capturas y asesinatos de los capos del narcotráfico en Colombia de los últimos 40 años, para luego referirse a la mutación de las grandes organizaciones.

El cierre de expositores estuvo a cargo de la intervención de Marcelo Batlouni Mendroni, fiscal en Materia Penal del Ministerio Público del Estado de San Pablo, Brasil. Durante 20 minutos se dedicó a exponer con imágenes ilustrativas sobre la degradación que produce el consumo de drogas. También presentó imágenes de capos del narcotráfico de Brasil, capturados o asesinados. Los restantes minutos los dedicó a un video donde se observaba una calle de San Pablo donde grupos de personas se juntaban a consumir pasta base. Por último, enseñó un video final previa advertencia de que se trataba de “imágenes fuertes”: en el mismo se veía un joven que recibía decenas de balazos en su cuerpo, ya que según el relato del fiscal, narcotraficantes habían descubierto que se trataba de un “soplón”.

Tomó las últimas palabras el Fiscal General de la Ciudad, Luis Cevasco. Resaltó que “en nuestro país se están instalando bandas narcotraficantes y empiezan a reemplazar el lugar del Estado", y concluyó que “es necesario trabajar en la inclusión social, y realizar acciones educativas en la comunidad”.

En el final de la actividad se dio lectura a una declaración del congreso, donde se habló de la “exitosa experiencia en las provincias que adhirieron a la ley”, y se solicitó a que todas las provincias lo hagan. Por último, se anunció que el próximo encuentro podría tener como sede a Córdoba, dada la eficacia que demostró la desfederalización en aquella provincia.

La desfederalización

En 2005 se aprobó la ley de desfederalización parcial de la competencia penal en materia de estupefacientes. Esta brinda la posibilidad a las provincias que deseen adherirse, de perseguir la tenencia y la venta de drogas en pequeña escala, práctica conocida como el “narcomenudeo”.

Casi 10 años después de la sanción de la norma, en 2014, la Procuraduría de Narcocriminalidad presentó un informe sobre los efectos de la misma. Sólo las provincias de Buenos Aires (2005), Córdoba (2012) y Salta (2013), habían adherido en aquel entonces. Sin embargo, otras provincias se sumarían en el 2014 y 2015.

Los datos de la Procuraduría, basados en los casos de Buenos Aires principalmente, resultaron alarmantes, en lo que comprendía a la efectividad de este compromiso: la cantidad de causas dedicas a investigar los delitos más complejos, como son el almacenamiento de drogas y el transporte, se desplomaron.

En 2005, se iniciaron en Buenos Aires, 25 causas por comercio agravado por organización, 23 causas por almacenamiento simple, 23 por organización y financiamiento de tráfico. Tres años después, en 2008, el comercio agravado incumbía a 7 nuevas causas; el almacenamiento simple a 4; y la organización y financiamiento a 5. A contramano de estos resultados, en la justicia de la Provincia de Buenos Aires, en tres años se duplicó la cantidad de procesos iniciados por tenencia para el consumo personal, aumentando en un 200%.

En este sentido, en el 2005 el volumen de causas iniciadas por estupefacientes en las fiscalías federales de la PBA, representaban un 40% de las causas iniciadas por estupefacientes en todo el país. En el 2008, ese valor descendería hasta un 4%.

La conclusión fue clara para la procuraduría: en la Justicia Federal se redujo significativamente la posibilidad de acceder al conocimiento de ilícitos más complejos. A su vez, también señalaba que “se incrementó la persecución de figuras de tenencia simple y para el consumo personal”.