“En Córdoba los únicos narcos gordos que se detuvieron fueron policías”

FPAEl periodista Dante Leguizamón se refirió al impacto de la represión del narcomenudeo en la Provincia de Córdoba. Sostuvo que al concentrar la persecución en kioscos de venta de droga, se hizo imposible investigar a las grandes organizaciones.

En 2012 la provincia de Córdoba adhirió a la ley de desfederalización parcial de la competencia penal en materia de estupefacientes. Esta permite a las provincias investigar el narcotráfico en sus eslabones menores, como son el consumo y la comercialización en pequeña escala. Para Leguizamón, el impacto de la ley en la provincia fue la administración del tráfico por la policía, y una reducción en la incautación de cargamentos importantes.

"El trabajo consiste siempre en resultados pequeños", señaló Leguizamón, ilustrando que la FPA - Fuerza Policial Antinarcóticos de Córdoba-, incautó en un año solamente 36 kg de marihuana y 11 kg de cocaína. Remarcó de esta manera, que al dedicarse esta fuerza a la persecusión del narcomenudeo, se incautan pequeñas cantidades de droga, en lugar de los grandes cargamentos que suministran a esos vendedores.

Para el periodista “hay una contradicción entre lo que sabemos que hay que hacer, que es luchar contra las organizaciones grandes, y la representación que hay en la gente del reclamo de seguridad que exige el cierre de los kioscos”. En este sentido, explicó que los puntos de venta de droga comprenden el último eslabón del narcotráfico, por lo que no se puede centrar en ellos la estrategia de lucha contra este delito. Sostuvo así que “lo que tiene sentido es investigar el kiosco de venta de drogas para ver quien lo provee, y empezar de ahí a ver la estructura más importante”. Sin embargo, resaltó que las estructuras más grandes son aquellas encargadas del ingreso de grandes cargamentos a través de provincias fronterizas, y por lo tanto, no se pueden iniciar las investigaciones en Córdoba.

El impacto más importante de la desfederalización en Córdoba se observó en lo que se conoció como el “narcoescándalo”. Estalló en 2013, cuando el programa de televisión ADN advirtió que la cúpula de la Policía de Córdoba se encargaba de trabajar con delatores e infiltrados para cobrar coimas a narcotraficantes. Actualmente, el ex jefe de la división antidrogas de la fuerza provincial, Rafael Sosa, se encuentra siendo enjuiciado junto a 6 subalternos.

Para Leguizamón, el pronunciamiento a favor de la desfederalización realizado en abril por funcionarios judiciales de todo el país, "es una estrategia de prensa, que busca esconder la inexistencia de estrategias verdaderas de lucha contra el narcotráfico".