Se reglamentó la Ley de Parto Humanizado

Parto-humanizado-Llevaba 11 años de vigencia, pero aún no había sido reglamentada. La Ley promueve los derechos de las mujeres y los niños y niñas en el momento del nacimiento, y prioriza el parto natural, donde se respeten los deseos y necesidades de sus protagonistas.

La Ley 25.929 fue sancionada en el año 2004. Sin embargo, ante la falta de la instancia de reglamentación, la ley no se ha implementado como una práctica efectiva. Lorena Ribot, presidenta de la Asociación Vos Podés en comunicación con RAP, dijo: “estamos muy contentos y contentas porque se supone que con esta reglamentación los derechos deben hacerse manifiestos”.

La visión sobre el parto que prima en la ley es la de considerarlo como un proceso natural del cuerpo de las mujeres, no como una patología. En consecuencia, las mujeres no deben ser medicalizadas, a excepción de los casos en los que surja algún problema particular.

“A la mujer no se la debe tratar como a una enferma, porque no necesita curarse sino acompañamiento. La mujer no debe ser intervenida, no se debe condicionar el parto ni medicalizar a la mujer para que dé a luz en determinada cantidad de horas”, afirmó Ribot.

Actualmente las universidades de medicina en Argentina no propician información sobre la Ley de Parto Humanizado. “No está dentro de la currícula de los profesionales los derechos de las mujeres que van a parir. Hay un gran desconocimiento, los médicos están acostumbrados a intervenir no a acompañar”, aseguró Ribot.

“El parto y el nacimiento no son procesos médicos, son procesos de la vida sexual de una mujer y del inicio de la vida de una persona”, dijo Ribot. Actualmente la única información que se brinda en las universidades de medicina es sobre los derechos de los pacientes, dejando de lado los derechos particulares de las mujeres por parir.

La ley contempla también los derechos de los niños y niñas recién nacidos. “El bebé tiene derecho a estar con su madre y en el caso de que necesite estar en una terapia neonatal tiene derecho a que sus padres tengan libre acceso a visitarlo, que no sea restrictivo”, manifestó Ribot.

Además se incluyen dentro de la ley el derecho a parir en la posición que la mujer desee y a estar acompañada durante todo el proceso por la persona que ella elija. No se debe apartar a la mujer de su bebé luego del nacimiento, salvo que necesite una atención especializada por problemas de salud. Por último, tiene derecho a recibir información sobre cualquier intervención que se le realice y a no ser sujeto de una investigación si no lo desea.

Descargar entrevista completa