“La violencia es una práctica habitual en todas las policías”

En referencia a las prácticas de abuso institucional,el periodista Horacio Cecchi explicó que son habilitadas por un entramado jurídico y mediático. Además,se refirió al reciente asesinato de Juan Martín Yalet, ocurrido la semana pasada en La Plata, dentro de un patrullero.

A partir de los recientes casos de gatillo fácil ocurridos en la ciudad, que tuvieron como víctimas a Juan Martín Yalet y Rafael Cobo en un lapso de cinco días Cecchi se refirió a la violencia policial: “al igual que la tortura, es un denominador común en la práctica policial, y no solamente en la Bonaerense, sino que es habitual en todas las policías y en los servicios penitenciarios”.

El periodista afirmó que “agregaría dentro de la violencia institucional, la cobertura judicial y mediática que existe para este tipo de actividades. Para que subsista la violencia policial, no hay investigación por parte de la justicia y existe un discurso mediático sobre los supuestos delincuentes”.

 

El discurso sobre el “delincuente”

“Los medios de comunicación sostienen el discurso punitivo y para ello, toman la información policial como veraz, como un espejo de la realidad y la devuelve a la sociedad descripta de una manera objetiva”, explicó Cecchi

Además, el periodista dijo que la información que brinda la policía es la única versión que aparece de los hechos ocurridos: “para los medios de comunicación, la fuente son la policía y la justicia. Ambas tienen la misma versión de los hechos -porque la justicia toma como fuente a la policía-, de este modo, los medios instalan un discurso que está controlado únicamente por la versión policial.”

“La sociedad cree o toma como cierta esta información y es muy difícil después dar vuelta ese discurso. Esto se va retroalimentando”, concluyó el periodista.

Frente a este panorama, Cecchi propuso que “los medios de comunicación amplíen el abanico de fuentes, deberían hablar con familiares, abogados y las víctimas de gatillo fácil que cada vez son más. Y no simplemente anular la versión policial y judicial.”

También destacó que “es importante la lectura que hace cada uno de la realidad y las palabras que utiliza. Por ejemplo, cuando se habla de delincuente en una nota, se está señalando a una persona solamente con una versión que es la de la policía; el periodista todavía no sabe si la persona a cometido un delito o no y ya lo está instalando como tal, tomando esa única versión. Por mas que estemos del lado de la víctima del accionar policial, a veces uno no se da cuenta de las palabras que utiliza”.

 

muerte-en-patrullero-2El caso de Juan Martín Yalet

Juan Martín Yalet, el pasado 26 de agosto, recibió un tiro en la cabeza mientras estaba esposado y dentro de un patrullero. Cecchi escribió en Página/12 que la policía intentó tomar como testigo a un hombre que pasaba por el lugar ese día y que ante la negativa de éste lo golpearon y lo llevaron amenazado a la comisaría.

“Lo esposaron, lo tiraron sobre las baldosas de la vereda, lo patearon como nunca en la misma calle, lo llevaron a la comisaría mientras le decían 'ya vas a ver lo que es bueno', y allí dentro volvieron a vapulearlo hasta que lo largaron, varias horas más tarde, y sin testigos”, relató.

Además, los policías lo amenazaron con que “podía quedar pegado” como cómplice del robo de Yalet si se negaba a declarar. “Si lo llegaban a matar iba a ser un pibe más”, aseguró Cecchi en declaraciones a Futura.