Revistas culturales presentaron una denuncia internacional por prácticas monopólicas

La Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA) presentó sus acusaciones sobre la concentración en el sector gráfico ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Claudia Acuña, periodista de la Revista MU, remarcó la necesidad de contar con una legislación que impida estas prácticas.

somos-revistas-culturales-600x424

La denuncia fue presentada en el marco la consulta hecha por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, que relevará la situación del sector “en materia de libertad de expresión, diversidad pluralismo y concentración de medios” para su Informe Anual 2015.

"Venimos denunciando las maniobras de concentración en la prensa gráfica. Básicamente, denunciamos cómo tienen lugar en la cadena productiva: al comienzo, en la fabricación del papel y, al final, en la distribución y comercialización. No hay ley en Argentina que regule esto, hay que exhortar al gobierno argentino para que impida esta concentración", explicó Acuña.

AReCIA presentó una propuesta legislativa para la regulación del sector que cuenta con la firma de 14 legisladores del Frente para la Victoria y el apoyo de varios bloques. Asimismo, desde la asociación exigen la derogación de un decreto vigente desde 2000 y firmado por la entonces ministra de trabajo, Patricia Bullrich,donde se impide cualquier regulación del mercado, con un marcado espíritu liberal y de desprotección para los editores más chicos.

Producto de las prácticas monopólicas, muchas revistas independientes deben dejar editarse, o bien son absorbidas por las grandes empresas del rubro:"las corporaciones están poniendo en crisis al sector para dominarlo", apuntó Acuña. Según afirman desde ARECIA, este año, 12 revistas independientes fueron expulsadas del circuito de distribución.

Además, Acuña afirmó que el reclamo cuenta con el apoyo de los vendedores :"tanto los periodistas como los canillitas estamos luchando por la democratización del sector". El 17 de agosto, el Sindicato de Diarios y Revistas realizó un paro, remarcando que, en lo que va de 2015, mil kioscos de Capital Federal y Gran Buenos Aires debieron cerrar por presiones empresariales.

En cuanto al impacto que esperan luego de la denuncia ante el organismo internacional, la periodista aclaró que será parte del Informe Anual 2015 que aborda el panorama de la libertad de expresión en la región. "Nos interesa que haya algún tipo de advertencia o recomendación (al Estado argentino) por parte de la CIDH", agregó.

AReCIA nuclea más de 300 revistas asociadas en todo el territorio argentino y cuenta con una columna semanal en RAP Todo Terreno.