Resolución de Amnistía Internacional despenaliza a los proxenetas

2012-10-06 13.17.23La semana pasada, tras un encuentro de 400 delegados en Dublín, Irlanda, se resolvió desarrollar un plan de políticas que garantiza la despenalización de todos los agentes del comercio sexual consentido. En paralelo se desarrollarían políticas para eliminar la prostitución forzada. Hablamos con Ángeles Anchou, miembro de la organización Felicidad y Desobediencia, sobre las implicancias en materia de derechos humanos de esta resolución.

¿Cómo tomaron esta noticia?

Antes de que se realizara la votación de Amnistia en Irlanda, una organización que se llama Coalición Contra la Trata de Mujeres y Niñas (CATW), difundió una carta en la que se sostenía que “no hay ninguna lógica detrás de la premisa de que para proteger a los explotados tengas que despenalizar a los explotadores”. Nosotros y organizaciones de otros países decidimos traducirla y hablar con las mujeres que iban a ir a votar a Irlanda. Hay muchos grupos abolicionistas argentinos que firmamos juntos la carta.

Sorprendió mucho esta iniciativa de Amnistía de considerar la prostitución como un trabajo y así fue que se fue filtrando desde sectores disidentes de amnistía, la idea de que en realidad va contra los derechos humanos de las mujeres. Deja a un sector de las mujeres preparado para la satisfacción sexual de los hombres, que anteriormente han tenido vulnerados un montón de derechos.

¿Crees que esta resolución se hace a partir de modelos europeos de prostitución? Porque acá, en Argentina, lo que se vive es que la mayoría de las veces la prostitución está asociada con la explotación.

Hay países europeos que tienen una tradición de lucha de los derechos de las mujeres, por ejemplo Suecia, justamente lo que hacen es penalizar al consumidor. Hay varios países que en parte son países muy liberados a nivel sexual, en el emisferio norte, están adoptando la medida de frenar la legitimación de la violencia hacia las mujeres en la prostitución y están apelando a la responsabilidad ética de los varones. Dicen que en un mundo donde queremos relaciones igualitarias entre los hombres y las mujeres, la prostitución es violencia.

Entonces es más profundo, es más que decir "explotación sexual", que se lo considera desde la relación entre el capitalismo y la explotación, sino que tiene que ver con el patriarcado, la relación desigual entre varones y mujeres y entre varones y travestis. Es una relación en la que los varones se socializan en un sexualidad que es depredatoria. Hay entonces en el hemisferio norte hay países que son abolicionistas desde una perspectiva de derechos humanos.

¿Cómo se llega a que Amnistía Internacional defienda esta propuesta?

Así como está Suecia, que criminaliza sólo al consumidor, hay países que sí criminalizan a las mujeres en prostitución. EEUU que es un páis que criminaliza al que va y paga, al proxeneta y a la mujer que se prostituye. En países como Argentina, donde hay una legislación y tratados internacionales que buscan que se haga todo lo posible para que las mujeres salgan de la prostitución, eso no es necesario. En Argentina no es ilegal estar en prostitución. Pero lo que sucede es que hay violencia institucional por diferentes actores del Estado que no tendrían que hacerlo porque están avasayando los derechos humanos de las mujeres. Argentina tiene las herramientas para ir en contra de eso.

¿Cuáles son las consecuencias de esta resolución?

Lo que hace amnistía es generar, en países donde sí se criminaliza la prostitución, es decir que debe despenalizarse todo aquello que hace a la organización general del trabajo sexual, esto es porque estaría afectando los derechos humanos que se autoreferencian trabajadores sexuales. Destrás de la postitución hay un montón de intereses económicos, entonces si vos dejás una figura de este tipo que te está permitiendo hablar de los proxenetas como si fueran empresarios, como si estuvieran garantizando la seguridad de las mujeres al realizar su actividad, se está legitimando que los prostituyentes sean clientes como si fuera cualquier otro servicio bueno para la comunidad, y eso es muy peligroso.

¿Se han generado nuevas formas para el desarrollo de la explotación sexual?¿ Le hacen creer a las mujeres que tenían ciertos márgenes, días libres o momentos para salir, buscando generar una forma de legitimar lo que hacen y decir que no es explotación?

Es una mutación para poder camuflarse y ser aceptados, para poder seguir haciendo lo que hacen y que sea políticamente correcto. Hacen las condiciones más blandas pero la situación sigue siendo la misma. Por eso hay que pensar en la situación de una mujer recibiendo x cantidad de veces a personas que van y pagan, eso es super importante. Hay que entrevistar a las sobrevivientes de prostitución, a especialistas en salud mental, para ver qué es lo que sucede con las mujeres en situación de prostitución. Son tan discriminadas que pareciera que la prostitución es el camino natural. Hay que hablar con los varones que son socializados en ese tipo de sexualidad.

¿Es como si se comprara por un tiempo el cuerpo de la persona en situación de prostitución? Porque la mujer tiene que estar a disposición del deseo del varón.

En realidad no se puede comprar a una persona, lo que se compra es la impunidad del sistema para sostener al cliente. La violencia no viene solo del proxeneta sino también del prostituyente. Cuando hablás con las mujeres en prostitución te dicen que hay tipos que sólo pagan para pegarles. Es un sistema ideológico muy profundo que hace que las mujeres estén sumisas y controladas.

¿Es esto un trabajo? ¿Es un servicio? Un servicio tiene que ser algo bueno para la comunidad. La prostitución ha sido una salida a una situación de vulnerabilidad, ¿existen casos en que las mujeres han elegido esto con completa libertad? Hay índices que dicen que la entrada a la prostitución es de entre 12 y 13 años. No existe la situación de terminar la escuela y elegir la prostitución. Están ahí porque hay tipos que pagan por abusarlas, no es que estén sacando lucro, pagan por abusarlas.

¿Cómo se va a seguir avanzando? Puede ser bastante grave esto para la Argentina.

Yo no creo que esto sea muy grave. Es un gran avance que la posición abolicionista salga a los medios. Argentina es un estado abolicionista, somos uno de los países más avanzados sobre derechos humanos de las mujeres y con herramientas para perseguir el proxenetismo. En lo que se puede avanzar es en sacar las voces de las sobrevivientes, que ellas hablen de lo que es la prostitución, para ponernos a pensar en un mundo más igual entre hombre y mujeres y en salidas laborales para las mujeres más vulnerables.

Descargar entrevista completa