Marcelo Moura y un sueño llamado Virus

El ex tecladista de Virus y uno de los grandes nombres del rock nacional que dio la ciudad de La Plata hizo un repaso por su vida, atravesada por la felicidad y el dolor: el éxito multitudinario que alcanzó a través de la música y la tragedia de que su hermano mayor, Jorge Moura, sea un desaparecido y que su hermano Federico, líder de la banda, se fuera tan tempranamente, víctima del Sida.
mouraMarcelo recuerda con mucha nostalgia y alegría su infancia. Una de sus anécdotas más divertidas tiene que ver con la aparición de su primer teclado: “Cuando le dije a mi viejo que quería ser músico, yo que era el más chico, me dijo: ´¡Puta, nunca un gerente de Coca Cola!´ Él, que era un abogado prestigioso y con dinero, me advirtió que no le pidiese un peso, y entonces con Julio- uno de sus hermanos- nos pusimos a pintar casas, durante un año juntamos dinero y empezamos a comprar los instrumentos, entre ellos, mi primer teclado, al que tenía que ir poniendo en cada nota el nombre de la misma porque nunca había tocado uno”.

La música siempre formó parte de la atmósfera familiar de los Moura. Sin embargo, siempre que Marcelo iba a estudiar música, dejaba las clases al poco tiempo. “En algún punto, la ignorancia de algunas cosas de la teoría de la música, me permitió crear cosas nuevas. Los teclados en Virus siempre tuvieron una característica especial y eso tiene mucho que ver con no estar atado a esa teoría”, dijo en diálogo con Ventana a la calle.

Moura no sólo es un músico ejemplar, sino que también se define a sí mismo como una persona marcada por sus convicciones y sus ideas. “Estos días estuve en La Plata me hablaron de Agapornis. Ellos hicieron un disco donde hacían un tema de Miranda y cantaba Ale Sergi, un tema de Pimpinela y cantaron los Pimpinela, un tema de Natalia Oreiro y cantaba Natalia Oreiro. Quisieron hacer un tema de Virus y me llamaron a mi y les respondí: ´ Yo tengo una línea que no tiene que ver con esto que hacen ustedes y pido que me disculpen, no quiero participar.´ Aquella grabación significaba muchísima guita para mi, por sólo cantar una partecita (que ya había cantado un millón de veces), que hubieran sido a lo sumo quince minutos de trabajo. Yo no me siento más músico que nadie ni juzgo a nadie por eso les explique qué es lo que hago yo (...) Mi hermano desapareció, invertimos muchísima plata para encontrarlo y para ayudar a Fede cuando estuvo mal. Todo eso formó parte de mi aprendizaje”.

En 2014, Moura publicó el libro Virus (Ed. Planeta), donde cuenta historias, anécdotas y momentos fundantes de la banda. Desde la editorial lo definen como un recorrido enmarcado por la lente de uno de sus miembros fundadores; un recorte de los distintos elementos que definieron un estilo y una estética, y de los éxitos y fracasos que hicieron que treinta años después de su debut (el mismo día que Marcelo cumplía veinte años) sigamos pensando cómo poner el cuerpo y el bocho en acción.