Iluminaciones: registro fotográfico de un día de vida en la cárcel

Desde hace más de diez años la asociación YoNoFui realiza talleres de producción con mujeres privadas de su libertad. Actualmente, exhibe la muestra fotográfica "Iluminaciones" en el Centro Cultural Haroldo Conti.

 

conti1
La muestra puede visitarse gratuitamente en el C. C. Haroldo Conti

Hasta finales de agosto puede visitarse en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, con entrada libre y gratuita, la muestra fotográfica realizada por mujeres alojadas en la Unidad 31 que busca retratar la cotidianeidad del penal bajo la consigna “Un día de la vida en la cárcel”.

“Dar los talleres es gratificante porque es un momento de creatividad que les sirve a las chicas para trabajar sobre lo que ellas quieren mostrar de su realidad”, contó Alejandra Marín, coordinadora del taller de fotografía que expone su producción.

La muestra refleja las problemáticas que las afectan diariamente, sobre todo aquellas vinculadas con la maternidad en la cárcel, la violencia institucional y la reducción de sus horas de trabajo.

“Los talleres son una excusa. Nuestro trabajo consiste en generar un vínculo entre las chicas para que puedan apropiarse de estos espacios”, planteó la coordinadora, al tiempo que agregó que “ese trabajo en constante movimiento genera discusiones, charlas y planteos que luego derivan en una foto, una poesía o un tejido”.

La exposición fotográfica, producto del trabajo realizado durante 2013 y 2014, contó con la colaboración del Área Fotográfica del Centro Cultural Conti, que también elaboró un material audiovisual sobre el proceso de producción. Junto con la muestra, además, se presentó el segundo libro del taller fotográfico que compila el material exhibido.

 

Talleres para salir

La muestra puede visitarse hasta fin de mes en el C. C. Haroldo Conti

“Hay chicas que durante meses no salen a la calle o están acostumbradas a que les digan qué hacer y cómo. Cuando salen tienen que aprender todo de nuevo y buscar trabajo, entonces uno de nuestros objetivos fundamentales es poder acompañarlas en ese tránsito hacia el afuera”, sostuvo Alejandra.

YoNoFui se conformó en 2014 como cooperativa de trabajo por iniciativa de seis de sus integrantes que no tienen antecedentes penales, ya que la legislación nacional en la materia prohíbe que aquellos que registren esos antecedentes puedan ser socios fundadores de una cooperativa.

Según confirmó la coordinadora del taller fotográfico, YoNoFui coordina con otras asociaciones integradas por personas que estuvieron en situación de encierro para presentar un proyecto de ley que deje sin efecto esa prohibición.

La decisión de YoNoFui de conformarse como tal se debe, precisamente, a la dificultad que se les presenta al momento de buscar o generar su propio empleo a las chicas que estuvieron detenidas. “La idea es acompañar a las mujeres cuando salen del penal, que es una situación complicada para ellas porque algunas no tienen contención familiar, están solas y les es muy difícil readaptarse”, manifestó Marín en comunicación con Comunidad al Palo!.

YoNoFui trabaja en la Unidad 31 y en el Complejo 4 del penal de Ezeiza, aunque también dicta afuera del penal talleres de serigrafía, diseño textil, encuadernación, dibujo, periodismo y confección de calzado. Tiene dos sedes (en Vicente López y en Palermo) donde concurren mujeres con salidas transitorias o arresto domiciliario y también aquellas que ya recuperaron su libertad.

Más información

 Escuchar entrevista completa