Exigen que se desarchive la causa por los asesinatos de Darío y Maxi

En junio, a pocos días de un nuevo aniversario de la masacre de Avellaneda, Ariel Lijo, el juez federal a cargo de la causa por las responsabilidades políticas del hecho, decidió archivar la causa. En diálogo con Radio Futura, Alberto Santillán, papá de Darío, afirmó que la causa sigue archivada, aclarando así información errónea que circuló en medios nacionales sobre su reapertura.

El 26 de junio de 2002, Duhalde gobernada el país cuando Darío Santillán y Maximiliano Kosteki fueron asesinados por la policía bonaerense. Fue en el marco de una represión a  un piquete sobre el Puente Pueyrredón que dejó, además, un saldo de 33 heridos. Luego de esa trágica jornada, las horas para Duhalde en la Casa Rosada estuvieron contadas. Entre 2005 y 2006 los responsables materiales fueron juzgados en Lomas de Zamora. Alfredo Franchiotti  y su chofer, el ex cabo Alejandro Acosta fueron condenados a prisión perpetua, pero hasta ahí llegó la investigación de la justicia. La causa por  las responsabilidades políticas fue por otra vía y hace dos años que está parada. En junio, a pocos días del 12ª aniversario de la masacre, el juez federal Ariel Lijo decidió archivarla. La APDH de La Matanza aclaró que la situación no ha cambiado. En un comunicado  aseguró que “por un error de interpretación salió a la luz una noticia errónea sobre el desarchivo de la causa que investiga las responsabilidades políticas por los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki”.


El diálogo con Radio Futura, Alberto Santillán, confirmó la información y agregó que la única novedad es que le permitieron a los abogados de la APDH  fotocopiar el expediente, lo que implica un paso importante. “Si bien no es un desarchivo es un pequeño paso adelante”, afirmó. Los abogados y la familia vienen exigiendo una reunión con el juez Lijo por esta causa: “Para nosotros, para la militancia, para toda aquella persona con dos dedos de frente que se acuerda de los sucesos de Avellaneda, la muerte de Darío y Maxi no hubiesen pasado sin una orden nacional y provincial. No nos conformamos con que Franchiotti y Acosta, los asesinos, estén presos”, expresó.

“Esta lucha es para que la justicia deje de mirar para otro lado y haga lo que tiene hacer sobre las responsabilidades políticas. No puede ser que los responsables intelectuales se estén postulando, se hayan postulado o están acobijados por el gobierno de turno”, denunció el papá de Darío, señalando a Felipe Solá, “que se presenta ahora a candidato a Gobernador”, y a Duhalde “que sigue operando en la sombras”.

La causa por las responsabilidades políticas , iniciada en julio de 2002, apunta al ex presidente Eduardo Duhalde, a Carlos Ruckauf, Alfredo Atanasof, Juan José Alvarez, Aníbal Fernández, Carlos Soria, Oscar Rodríguez, Jorge Matzkin, a Felipe Solá – ex Gobernador bonaerense-,  y a Luis Genoud, que en ese entonces funcionario de Seguridad provincial y ahora es miembro de la Corte bonaerense.

“Sabemos que no es fácil. La justicia cubre a los políticos y los políticos se cubren unos con otros”, afirmó Alberto Santillán, quien repudió la inacción del Gobierno de Néstor Kirchner para investigar las responsabilidades políticas: “Al poco tiempo que asumió Kirchner tuve una entrevista con él, me palmeó la espalda y me dijo “quédese tranquilo, vamos a investigar hasta la última consecuencia, no me importa el político que sea, si tiene algo que ver con la muerte de su hijo o de Maxi vamos a hacer todo lo posible para que se haga justicia”, relató, y agregó que, pese a ello, “paso el tiempo y para lo único que sirvió fue para la foto que Kirchner necesitaba en ese momento”. “Creo que atrás de todo esto, los políticos siempre se cubren sino no se entiende que este gobierno que se dice de los derechos humanos mantenga entre sus filas a Aníbal Fernández, que estaba con Duhalde cuando mataron a Darío y Maxi”, sentenció.

“Esto es una lucha que se pasa de generación en generación”

“Pero nosotros, por el legado que nos dejaron Maxi y Darío nunca nos vamos a correr de la ruta y nunca nos vamos a correr de señalar a los responsables directos de los asesinatos. La enseñanza más grande que dejo Darío es como vivió”. Así,  Alberto reivindicó la militancia, especialmente de los jóvenes del Frente Darío Santillán: “Darío siempre se consideró hijo de los caídos, de los desaparecidos. Esto es una lucha que se pasa de generación en generación, si llegamos a encarcelar a algunos de los políticos sería un antecedente para los futuros políticos”.

“Yo confío mucho en esta juventud, creo que son los que pueden llegar a cambiar todo esto”, aseguró. “Hay  que apoyar a la juventud que tiene un compromiso, que se embarra los pies. Y a la vez, hay que  intentar que la sociedad comprenda que es necesario involucrarse porque sino siempre va a pasar lo mismo, siempre nos van a gobernar los mismos, hay que creer y participar para que esto pueda cambiar” .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.