Criticas al nuevo DNI por incorporar datos privados

El Ministerio del Interior anunció que a partir del 2015 se implementará un documento que contiene un chip con datos personales para «interactuar con servicios públicos y privados». Beatriz Buzaniche, de la Fundación Vía Libre, calificó de preocupante la medida ya que no se dan a conocer los fines de la incorporación de datos sensibles.


Un convenio firmado recientemente con la Real Casa de la Moneda de España traería como concecuencia nuevas tecnologías aplicadas al DNI. A partir del 2015 los documentos fabricados integraran los datos que ya contienen más la tarjeta SUBE, datos del ANSES, del PAMI y la historia clínica. La medida cosechó criticas de las organizaciones ligadas a los derechos ciudadanos en tanto aseguraron preocupante la expansión sin control de una política de identificación masiva.

Buzaniche pone en cuestión la idea de la practicidad de las nuevas tecnologías y propone pregunta el para qué de la integración de los nuevos datos. El DNI «va a contener una gran cantidad de información de la cual tenemos poco conocimiento, solo se supo por el anuncio del ministro Randazzo pero pasó desapercibido», aseguró la integrante de Vía Libre.

En 1994 se sancionó la ley 25.326 de «Protección de los Datos Personales» que prohíbe la recolección de datos sensibles, es decir aquellos que «revelan origen racial y étnico, opiniones políticas, convicciones religiosas, filosóficas o morales, afiliación sindical e información referente a la salud o a la vida sexual». La incorporación de la historia clínica en el DNI entraría en contradicción con esta Ley, según Buzaniche la difusión de estos datos personales «podría dar lugar a la discriminación, en ámbitos laborales por ejemplo, por eso ese tipo de información tiene que tener recaudos especiales».

Por otro lado, la ley plantea que los registros deben tener una finalidad concreta en caso contrario deben ser destruidos. Por ejemplo, la tarjeta SUBE contiene datos personales, como el nombre, el DNI y electronicamente registra los viajes que el usuario realiza. El registro de los movimientos de los ciudadanos «se uso para fines distintos pero todavía no está claro, entonces el Estado no tiene por qué tener esos datos y deberían ser destruidos».

Buzaniche recordó que el DNI fue creado en la última dictadura cívico-militar y explicó que en muchos países, como el Reino Unido donde no hay una base centralizada de datos biométricos o EEUU donde no hay DNI. En Argentina el documento se ha resignificado como un elemento de la identidad individual, pero «lo que hay que  revertir es esta tendencia de registrar en el DNI cada vez más y más datos» aseguró Buzaniche. 

Descargar entrevista completa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.