Universitarios argentinos se suman al boicot al apartheid israelí

La campaña internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones hacia Israel (BDS) busca expresar el repudio a las políticas de ocupación y apartheid contra la población palestina. En Argentina, docentes e investigadores denuncian estas políticas discriminatorias y buscan que no se realicen convenios o proyectos con instituciones académicas israelíes.

Boicot académico:

Tragedia palestina:

La campaña del BDS se inició en el 2005 ante las constantes violaciones de los derechos humanos por parte del Estado de Israel y la falta de intervención actores internacionales para garantizar el cumplimiento del derecho internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. El conflicto entre ambos territorios tiene como punto cúlmine el tratado de la ONU de 1947 que definió la partición de Palestina. Desde entonces, sus habitantes han sido desplazados, han tenido que migrar y refugiarse en otros países, siendo discriminados y perseguidos dentro y fuera de Israel.

Como parte de esta iniciativa, el boicot académico internacional es llevado adelante por profesores e investigadores en rechazo a las políticas discriminatorias de las universidades israelíes hacia los estudiantes palestinos. En Argentina, la campaña BSD tiene como objetivo generar acciones y buscar apoyo para que los organismos oficiales de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación suspendan la cooperación con colegas israelíes. De manera análoga aspiran a la suspensión de convocatorias a propuestas de cooperaciones académicas, científicas y tecnológicas con instituciones de ese país

David Comedi es doctor en Física, profesor de la Universidad Nacional de Tucumán, investigador independiente del CONICET y activista del boicot académico a Israel en Argentina. En diálogo con Rap, precisó que las acciones propuestas consisten “en que los académicos de todo el mundo que conocen esta situación renuncien a la posibilidad de colaborar con las instituciones académicas del régimen del apartheid hacia Palestina”. 

Un plan de limpieza étnica 

 David Comedi recordó, en referencia a los territorios palestinos, que “estamos hablando por lo menos de 47 años de ocupación de Israel sobre Cisjordania y la Franja de Gaza”. Si bien en 1947 la ONU estableció la partición de los territorios, la población palestina denuncia que ésta ha sido violada desde el principio por el estado de Israel, que a través de sucesivas olas expansionistas y mediante la invasión militar y posterior colonización, ha ido apoderándose del territorio.

“Hay un bloqueo criminal que está produciendo muchas muertes por falta de alimentos, de medicamentos básicos, de atención hospitalaria”, explicó Comedi, y agregó que “Gaza  es considerada la cárcel a cielo abierto más grande del mundo por el bloqueo que sufre”. «El objetivo es mantener la mayoría judía sobre Palestina”, denuncia David Comedi, quien sostiene que “el régimen está apoyado por un gran silencio de la población y las instituciones son parte de lo mismo”.

Ante esta grave situación humanitaria, el boicot se inspiró en la campaña contra el apartheid en Sudáfrica que se dio entre los años ´80 y ´90. . «Israel practica un sistema de Aparheid contra los palestinos, especialmente en Cisjordania y con un bloqueo criminal sobre la Franja de Gaza. Este boicot académico, que obtuvo el apoyo del famoso físico Stephen Hawkings, busca transmitir al estado de Israel que “el mundo civilizado no tolera ese tipo de políticas”, subrayó Comedi.

Para más información, se puede visitar el Facebook de la campaña en Argentina: BDS Académico Argentina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.