Murgas bonaerenses en lucha por su reconocimiento

El Colectivo de Murgas Independiente elabora una propuesta de ley que busca darle un aval jurídico específico a sus actividades. La iniciativa complementaría  la ley 13.056, que garantiza el derecho de acceso a la cultura a todos los habitantes de la provincia y apoya a las manifestaciones culturales que afirman la identidad local, regional, provincial y nacional.

  

Se prevé que el proyecto que impulsan las murgas del Colectivo Murgas Independientes de Buenos Aires –MIBA- sea presentado a fin de año ante todas las fuerzas políticas con representación en la legislatura provincial. La propuesta pretende solucionar las distintas necesidades que tienen las murgas de distritos como Merlo, La Matanza, Tigre, 3 de Febrero y otros municipios en los que no pueden desarrollar sus actividades plenamente. 

Victor Risso, integrante de la murga “Los que quedamos de Ituzaingó” y del Colectivo Murgas Independientes de Buenos Aires (MIBA), comentó que buscan poder ensayar y festejar con los vecinos de carnaval sin ser interrumpidos por la policía. En diálogo con Comunidad Al Palo!, explicó: “somos un grupo de vecinos que nos juntamos a tocar, que tenemos un laburo social, artístico, de raíces culturales muy fuertes y con legitimidad en el barrio, pero no tenemos legalidad”.

En la actualidad, son muchas las murgas que expresan su deseo por ser “la voz del barrio” o “un medio de expresión” para contar la realidad que viven. Pero según Risso, sufren un vaciamiento de contenido porque muchas de las murgas “se tienen que guiar con punteros políticos en muchos municipios y en sus desfiles no dicen nada, no cantan, no tienen un simbología concreta”. 

Al respecto, Risso agregó que existe mucha ambigüedad en los discursos políticos porque, por un lado, expresan que las murgas pueden actuar con normalidad pero por el otro “les caen cuatro patrulleros y no pueden armar el corso”. Por experiencias de este tipo es que consensuaron la necesidad de presentar la ley en forma autónoma, y que a partir de ella se considere a las murgas como espacios sociales claves para el desarrollo de la cultura barrial.

Aire de barrio

A mediados de los 90 las murgas empezaron a ser integradas también por las clases medias, hecho que enriqueció el cruce de identidades propio de esos espacios. No obstante, en muchos casos los movimientos culturales tienen que ver con el ser marginal, imprimiéndole valores y visibilidad a los problemas que afectan a los sectores sociales más vulnerables.

Por último, el integrante de “Los que quedamos de Ituzaingó” hizo hincapié en la cultura murguera como forma de vida, y al respecto dijo: “Acá no hay directores, acá todos tenemos algo para enseñar y algo para aprender; es increíble la integración de franjas etarias que tiene la murga, todas las generaciones pueden ser parte, es una construcción colectiva”

Descargar entrevista completa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.