“La lucha de Gestamp involucra a todos los trabajadores de la industria automotriz”


Tras la toma de la autopartista Gestamp por el despido de 67 trabajadores, la Confederación de Sindicatos Industriales difundió una solicitada denunciando “la infiltración de la izquierda”. Christian Castillo critica esta postura asegurando que los dirigentes sindicales están garantizando los despidos. 

La Confederación de Sindicatos Industriales de la República Argentina difundió una solicitada donde ataca a legisladores y militantes involucrados en los reclamos por la situación laboral en Gestamp. En el documento, expresaban que el conflicto que tiene lugar en la empresa fue gestado “por un minúsculo grupo de personas cuyas ideas, propias o impuestas, colisionan con los principios democráticos”. Además manifiestan su apoyo a Ricardo Alberto Pignanelli, secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) nucleado en la Confederación, “ante el inaceptable ataque a su persona y a su extensa militancia gremial”.


“La solicitada dice que son los trabajadores que crean el conflicto, es grave lo que dicen”, afirmó Christian Castillo, diputado en la provincia de Buenos Aires por el FIT, en diálogo con Rap. “Piensan que si hay trabajadores de izquierda que pelean por su trabajo tienen que sacarlos”. Agregó que el discurso expresado en el comunicado garantiza que haya despidos, “la empresa saca una solicitada felicitando a SMATA, al gobierno nacional y provincial no hacen más que desprestigiar a esta gente”.
Explicó que la situación se da en el marco de un crecimiento de sectores opositores a las patronales en las comisiones internas, en el caso del sector automotriz, con una propuesta alternativa a la de Ricardo Alberto Pignanelli. Castillo afirmó que las patronales “tienen un promedio de 28 años dirigiendo estas centrales, entonces cuando ven que estos compañeros militan y no se dejan sobornar les molesta”.

El conflicto en la autopartista Gestamp se inició en abril debido a los intentos de la empresa de realizar suspensiones a las que los trabajadores se negaron e iniciaron un proceso de asambleas a las que el gremio SMATA fue convocado a dar explicaciones pero nunca acudió. En represalia se despidió a estos trabajadores alegando problemas de caída en las ventas.

El 28 de mayo, trabajadores ingresaron a la planta de Escobar exigiendo la inmediata reincorporación de los 67 operarios cesanteados. Los despedidos junto a trabajadores de otras empresas que acercaron su solidaridad se encontraban acampando hacía días en el acceso a la planta la cual se mantiene paralizada por el conflicto. A su vez la militarización de la fábrica viene siendo denunciada por los trabajadores, en estos momentos un gran operativo con efectivos de la Gendarmería y la policía bonaerense se encuentra desplegado en los alrededores.

Acuerdo con automotrices brasileñas
Desde fines de mayo, funcionarios de las carteras argentinas de Economía, Industria y Cancillería se reunieron con sus pares brasileños para llegar a un acuerdo sectorial que permita mejorar la balanza comercial entre ambas naciones. “Lo que hay del acuerdo con Brasil, hasta ahora no va a dar una solución a la crisis del sector. Será un pequeño paliativo, pero nada hace creer que vaya a haber un crecimiento en la producción. Más allá de lo que haga el gobierno, presentamos un proyecto de despidos y suspensiones para que se para esto por los 24 meses. no puede ser que la primer baja que hay las empresas despidan a sus trabajadores”, dijo Castillo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.