La ambición de dos potencias tras el secuestro de las 200 niñas en Nigeria

El hashtag de Michelle Obama

El 14 de abril, 200 niñas fueron secuestradas en Nigeria por el grupo terrorista Boko Haram. A ello se sumaron dos atentados que causaron más de 150 muertos el último mes. El periodista internacional, Txemas Santana, marcó un paralelismo entre la escalada de acciones terroristas, la intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos nigerianos y la consolidación del país africano como socio estratégico de China.

“Lo que nosotros planteamos es que la actividad terrorista podría dar legitimidad a Estados Unidos para una intervención militar, que no sería rápida, sino un desplazamiento progresivo de militares hasta el país nigeriano, y que esto ocurre cuando Nigeria y China tienen más relaciones económicas”, explicó Txemas Santana, periodista de la agencia Guin Guin Bali en diálogo con Rap. Para Santana, el interés de la potencia del norte estriba en que Nigeria tiene salida al Atlántico y es el país más poblado de África, lo que lo posiciona a futuro como un referente en el continente africano. Sin embargo, desde los últimos años Nigeria se viene constituyendo como socio estratégico de China.

Las últimas noticias conocidas sobre la situación en Nigeria hablan de dos atentados que provocaron la muerte de 24 y 124 personas, respectivamente, sólo en el último mes. Asimismo, refieren que el gobierno de Goodluck Jonathan habría dado con el lugar donde están las 200 niñas, secuestradas en un colegio el pasado 14 de abril. Si bien el gobierno anunció que está lanzado en un “operativo de gran escala” para rescatarlas y “terminar con la impunidad de los terroristas”, advirtieron que esto tomaría tiempo.

Sin embargo, Txemas Santana afirmó que “la defensa que tiene el Estado nigeriano de los terroristas no es suficiente porque los servicios de inteligencia de Nigeria están haciendo agua”. Eso, señala, favorece “la penetración de la inteligencia internacional”. En el caso de Estados Unidos, a través de la presencia de drones en territorio nigeriano y el envío de 80 soldados. “La utilización de recursos militares en territorio militar, tanto en Nigeria como otros estados, es preocupante y es creciente”, indicó, al tiempo que criticó la postura de China, reticente a intervenir en los conflictos de otros países. “Creemos que podría ser positivo, para sacar las máscaras, que China diga abiertamente que además de beneficiarse de los contratos millonarios que firma con Nigeria, ayudara a rescatar a las 200 niñas y a acabar con el grupo terrorista, si el gobierno de forma sobeana lo solicita”. 

El secuestro de las 200 niñas tomó vuelo mediático a nivel internacional a partir de una foto que se sacó la primera dama norteamericana, Michelle Obama, con un cartel con el hashtag «bring back our girls» (traigan de vuelta a nuestras niñas). Para Santana no es una acción ingenua: «Tiene una lectura política, que es llevar como prioridad liberar a esas niñas e intensificar las relaciones con Nigeria en el momento en que se desarrollaba el Foro Económico Mundial”. Según el periodista especializado en temas internacionales, en ese Foro la atención mundial iba a estar puesta en la relación de Nigeria con China, en el marco de la reciente firma de acuerdos millonarios entre ambos países.

Estados Unidos no quiera quedar “fuera de juego”

Boko Haram es un grupo terrorista que actúa principalmente en el noreste nigeriano. Surgió tras el atentado del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y se autoproclama como célula nigeriana de Al Qaeda. Tras la muerte de su líder en 2009, y su reemplazo por Abubakar Shekau, se recrudeció la violencia en Nigeria. El grupo se opone a la educación occidental y señala a Estados Unidos como su principal enemigo. Fronteras adentro no goza de  apoyo popular: “Tanto la comunidad musulmana como católica, y otras religiones, rechazan frontalmente toda la actividad y su forma de proceder”, fundamentó Txemas Santana.

El periodista sostuvo que una nueva escalada en los atentados coincidió con la primera gira del presidente norteamericano a África, en junio de 2013. Según la ONU, desde mayo a diciembre de 2013 fallecieron 1200 personas. Santana subrayó que Barack Obama no visitó Nigeria, cuando este es el país más poblado del continente. Ese hecho, que marca el deterioro de las relaciones entre esos países además coincidió con la firma de nuevos acuerdos bilaterales entre China y Nigeria.

Recientemente, Nigeria firmó un convenio para la puesta en marcha de plantas de generación de energía con financiamiento chino, así como de otros acuerdos económicos con la potencia asiática, como el que incluyo la construcción de una vía férrea que atraviesa la costa nigeriana de norte a sur.

“Es desde el verano pasado cuando las relaciones entre ambos países entran en deterioro progresivo, y culmina con el hashtag de la primera dama, Michelle Obama, posando por la liberación de las niñas, lo que sensibiliza la población norteamenticana pero una acción de la primera dama de los Estados Unidos no es sin sentido”. Para Santana es necesario hacer esa reconstrucción de sucesos para hacer un análisis “más amplio que las 200 niñas, un análisis que contemple unas relaciones difíciles entre Nigeria y Estados Unidos, y unas fluidas relaciones económicas entre Nigeria y China”. En este sentido, concluyó“en este mapa internacional, vemos que Estados Unidos se puede estar quedando “fuera de juego” en las relaciones de Nigeria con el mundo, y eso no le agrada mucho”.

Escuchar entrevista completa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.