Homenaje a los periodistas desaparecidos de la Editorial Atlántida

En vísperas del día del periodista, los trabajadores de la Editorial Atlántida colocaron una baldosa conmemorativa en homenaje a sus compañeros detenidos desaparecidos entre 1976 y 1977. En esos años, la Editorial propiedad de la familia Vigil, dueña de las revistas Para Tí, Somos y Gente, era parte del engranaje de medios abocado a difundir y justificar el terror.


Con la colaboración del colectivo “Barrios por Memoria y Justicia” y la participación de familiares de los detenidos-desaparecidos, los trabajadores de Editorial Atlántida construyeron una baldosa que lleva el nombre de cada uno de sus compañeros detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. Se trata de Ernesto Luis Fossati, Marcelo Ariel Gelman, Mario Waldino Herrera, Heraldo Juan Marucco, Héctor Germán Oesterheld , y Enrique Walker.

La baldosa conmemorativa se descubrió en la puerta de la editorial, en Azopardo 565 (CABA.), en un acto que se realizó el viernes 6 de junio a horas de conmemorarse el Día del Periodista y es la primer señalización de este tipo que se hace en la empresa.
“Que cada uno que entre a la Editorial tenga que ver esa baldosa, de alguna manera, repara lo que fueron todos estos años de complicidad y silencio. esas pequeñas huellas de la memoria construyen la dignidad de esta profesión que se ha perdido”, expresó Claudia Acuña, de la Cooperativa de comunicación La Vaca, en diálogo con Rap. Además, agregó que el acto es una “pequeña revolución” en una empresa donde está prohibida la actividad sindical.

En 2010, Madres de Plaza de mayo había organizado un “juicio” ético y político a los periodistas cómplices con la dictadura en el que se condenó simbólicamente a la Editorial Atlántica. En esa jornada, Claudia Acuña analizó como desde Gente, Pata Tí y Somos, de manera sincronizada y sistemática, difundieron un discurso homogéneo que justificó la represión, criminalizó a las víctimas y muy especialmente a la organización sindical, y resaltó las virtudes del plan económico de la dictadura. En 1978,  la Editorial contarrestó las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos con operaciones de propaganda. Claudia denunció que en ese año, por ejemplo, surge la frase “campaña anti-argentina” que recorre todas las publicaciones de Atlántida

La dignidad del oficio

Por su parte, Claudia Acuña explicó que la situación actual del periodismo se ve condicionada por las nuevas tecnologías. “Lo interesante es que eso nos pone en el desafío de decir que vamos a hacer mañana, si esa comunicación de mañana va a incluir periodistas profesionales o no”, indicó.  
“La sociedad delega en vos recolectar información, y sin ética, ¿cómo la recolectas?: ¿por quién te garpa?, ¿según lo que te dice el patrón o el que te tira unos pesos? Entonces ahí no hace falta el periodista”. “Con Videla hubo periodistas que pudieron ejercer el periodismo con dignidad entonces ahora no hay justificativo”, sostuvo .


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.