«Ucrania necesita la solidaridad de los pueblos»

«Masacre de Odesa»: El 2 de mayo fascistas incendiaron un
edificio donde se concentraban grupos de manifestantes

La división de un país, el crecimiento del fascismo, las masacres y la injerencia extranjera se convirtieron en las preocupaciones de Ucrania. Oleg Yasinsky, periodista ucraniano que reside en Chile, analizó la transformación del país europeo, y afirmó que  “hoy Ucrania  necesita la misma solidaridad que tenia Latinoamérica cuando gobernaban las dictaduras”.



En comunicación con Rap,  Yasinsky explicó que Ucrania se presentó siempre como un país pluralista y heterogéneo, sin una división étnica a pesar de que en la zona oriental se hablara ruso. “Siempre hemos sido bilingües, y como hay tantos pueblos y culturas en el país era una escuela de tolerancia y aprendizaje uno de otros” señaló.  Sin embargo, en los últimos meses se ha presentado una fuerte división en país, con zonas en el oeste que buscan anexarse a Rusia, o reclaman mayor autonomía.

El conflicto desatado en Ucrania se puede retrotraer al año 2004, cuando estalló la denominada “revolución naranja”. En aquel entonces el gobierno proruso se vio jaqueado por manifestaciones proocidentales. Las protestas culminaron con la elección presidencial de Víktor Yúshchenko.  “Después cuando la gente cansada de las políticas antipopulares, antisociales, del gobierno de la revolución naranja, vota por el candidato de la oposición Viktor Yanukovych”, explicó Yasinsky. Sin embargo, este gobierno con fuertes lazos con Rusia, provocó una gran defraudación. “Fue el gobierno más corrupto de la corta independencia ucraniana”, sostuvo Yasinsky.

Lo que pasa ahora es lo mismo que con la revolución naranja, salvo que esa esa fue mucho más fotogénica, sin muertos”, afirmó el periodista.  El nuevo conflicto se inició a fines del 2013 y cobró mayor fuerza en marzo, cuando fue destituido Yanukovych.  “Maidán” fue la palabra utilizada para la rebelión, término que significa plaza, lugar donde se concentraron miles de personas para exigir el fin del gobierno proruso. “Yanukovych rompió las reglas mafiosas, su familia se apoderó de bienes y los demás oligarcas se convirtieron en revolucionarios porque no les convenía este gobierno”, indicó Yasinsky.

El periodista explicó que la división que se aprecia hoy en el país  tiene raíces sociales: “De la rebelión del maidán participó la clase media y media alta; mientras que en el antimaidán participaron los obreros, la clase baja, que son vistos por maidán con cierta mirada de clasismo y desprecio”. En este sentido sostuvo que desde la independencia de Ucrania, una gran campaña mediática anticomunista caló hondo en la zona occidental, campesina, mientras que en la zona oriental, con un perfil de población minera, esos discursos no tuvieron tanto efecto. De todas maneras indicó que “no podemos decir que todos los que están en contra de este nuevo gobierno son progresistas y de izquierda, porque también hay grupos de ultraderecha rusos; lo importante es que los medios del gobierno mienten acusando a toda resistencia como agentes de Rusia».

Yasinsky planteó que la situación actual de Ucrania, resultaba inimaginable poco tiempo atrás: “Los ucranianos sentimos un mito de nosotros mismos, pensábamos hasta febrero que a pesar de muchas opiniones e ideas políticas diferentes, nunca íbamos a ser capaces de disparar unos  otros”. En este sentido agregó que actualmente “cada decisión de Kiev implica una gran improvisación que lleva al país a una división nunca imaginada

El actual gobierno ucraniano de transición se encuentra fortaleciendo los vínculos con la Unión Europea, así como con la OTAN y el FMI. En este sentido Yasinsky apuntó que “estamos frente a un gobierno ilegítimo pronazi que apostó por el dinero del FMI y el apoyo de las inteligencias internacionales”. También señaló que “Rusia tiene sus interese y actúa como una de las superpotencias que defiende sus intereses en territorio no ruso

El periodista tomó nota también de la responsabilidad de los medios ucranianos en el conflicto. “Fue un trabajo de los medios de comunicación que prepararon el pueblo para una guerra civil” apuntó. A su vez, calificó al gobierno como fascista, agregando que durante un tiempo consideró exagerada esa caracterización.  Sostuvo que “después de la masacre de Odesa, y la guerra que desató el gobierno, reconozco que el equivocado fui yo, creo que Ucrania necesita la misma solidaridad de los pueblos que tenían los pueblos de Latinoamérica cuando gobernaban las dictaduras militares”.

Descargar entrevista completa

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.