Servicio militar obligatorio o el debate que ya fue

Veinte años después de la muerte del soldado Omar Carrasco, el intendente de Islas Malvinas Cariglino, el senador provincial Ishii y el ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, entre otros funcionarios, reinstalaron el debate sobre el retorno del servicio militar obligatorio. Entre los principales argumentos para esta propuesta figuran encontrar un espacio para «contener» a jóvenes que no estudian ni trabajan. 


Desde la interrupción del servicio militar obligatorio (SMO) luego del asesinato de Omar Carrasco en un regimiento de Neuquén existieron intentos de reinstalar este debate. Sin embargo, ninguno había logrado la relevancia que instalaron politicos de diferentes partidos en estos días. Actualmente, la ley 17.531 de obligatoriedad a la instrucción militar no está derogada, sino que se encuentra suspendida. Ante esta precaria suspensión legal, se podría reactivar el SMO en caso de que el Estado nacional afirmara la necesidad de incrementar las tropas. «No sería cuestión de crear una ley, porque la ley ya está«, explica Gustavo Capra, ex colimba, y señala que “lamentablemente, en algún momento el debate iba a volver”.

Además, Capra criticó a los funcionarios que propusieron el retorno del SMO «para solucionar el problema de los jóvenes que no estudian ni trabajan”. “Sacarte de tu ámbito normal para meterte en la escuela militar no resuelve los problemas, no es justificable” dice a la par que señala que esta discusión no debería existir, por ser arcaica y del pasado. «Primero, hay que plantearse que la Argentina hoy no tiene hipótesis de conflicto real como lo hubo en otro momento. ¿Cuál sería el beneficio a partir de crear un servicio militar obligatorio? ¿Cuál es la explicación racional y lógica que nos dan?».

Muchos ex conscriptos con miradas criticas sobre su paso por el SMO, comenzaron a juntarse y generaron diferentes instituciones, organizaciones y canales para difundir sus discusiones, experiencias y bregar por la derogación definitiva de la instrucción obligatoria. Un ejemplo de eso es “La voz de los colimbas”, un programa de radio que sale por la AM 1010 Onda Latina, los jueves de 18 a 20, del que participa Capra.

El servicio en la dictadura 

El llamado para Gustavo Capra estaba fechado para el 24 de marzo de 1976. Ese día, la junta militar quebró el orden institucional y retrasó el ingreso de los futuros colimbas. A comienzo de junio, se reactivó formalmente el servicio militar obligatorio.“Es necesario que llamen a los que fuimos obligados a participar del SMO en tiempos de dictadura a declarar en los juicios por los delitos de lesa humanidad, tenemos mucho que contar”, afirma.

 “Para ellos éramos todos potenciales subversivos, y por eso desaparecieron muchos» apunta Capra. Estos espacios de instrucción militar formaron parte del plan sistemático de tortura y desaparición de personas pergeñado durante la dictadura. Según informes del Centro de Estudios Legales y Sociales, a través de los sumarios de deserción, se encubrieron desapariciones de soldados durante el terrorismo de Estado. “Conscriptos detenidos desaparecidos”, publicado en 1982, señala que son al menos 43 casos de soldados desaparecidos. Por otro lado el ex capitán del Ejército José Luis D’Andrea Mohr presento una investigación publicada en 1998 llamada “El Escuadrón Perdido”, donde se afirma que existen, por lo menos 129 soldados secuestrados y desaparecidos durante el gobierno militar.



Descargar entrevista completa (Click derecho y guardar enlace como…)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.