Dudas sobre los saqueos en Córdoba

Jueves 5 de diciembre de 2013

Entre ayer y hoy decenas de personas saquearon comercios de la ciudad cordobesa. El gobierno provincial aseguró que no se trataba de un estallido social, sino un aprovechamiento del acuartelamiento policial. Al contrario, periodistas dicen que son un reflejo de la realidad que De la Sota pretende esconder bajo una ciudad policializada.

En diálogo con Rap, Tito Guzmán de Radio sur FM 90.1 de Córdoba contó que el acuartelamiento comenzó con movilizaciones de familiares y esposas de los uniformados. Explicó que como la policía no tiene prohibido por ley agremiarse, no hay referentes del acuartelamiento sino que los voceros son en general las madres y esposas. En este sentido, el lunes comenzaron los acuartelamientos, “se quedaban en los lugares donde ofrecen servicios, primero en los Distritos de Comando de Acción Preventiva, después se sumó la policía caminera, la policía de la provincia y parte del servicio penitenciario”

Posteriormente se iniciarían los saqueos a supermercados y distintos comercios que el gobernador de Córdoba De la Sota asoció con la falta de policías. Por ello solicitó al gobierno nacional el envío de gendarmería. Según Guzmán quienes actuaron en la represión de estos hechos fueron policías de alto rango y grupos de elite, como el grupo ETER. Mientras, entre 6 mil y 8 mil policías de bajos rangos se mantuvieron acuartelados.

 La situación se fue agravando cuando los dueños de los locales y sus vecinos decidieron armarse. Al final del día se contabilizaban 100 personas heridas y dos fallecidos además de un colapso en los hospitales céntricos.

 Los acuartelados eran entre 6 mil y 8 mil policías de escalafones inferiores. El principal reclamo era elevar el sueldo mínimo. Hasta ayer el piso rondaba los 2.500 pesos, pero según lo que pedían y lo que finalmente se acordó se elevará a 8 mil pesos. Otros reclamos tenían que ver con las condiciones laborales y que no haya sanciones a los policías que participaron de la medida de protesta. Luego de la negociación se suspendió el envío de gendarmería que había sido anunciado al medio día y De la Sota anunció que la policía “saldrá a perseguir a todos los delincuentes y saqueadores”.

 Sin embargo crece la duda sobre cómo empezaron los saqueos. Surgen hipótesis de que éstos fueron organizados. Guzmán dice que allá se cree que no fue espontaneo “fue gente organizada que se trasladaba en motos o en otros vehículos”. Por su parte Dante Leguizamón periodista de Canal 10 de Córdoba especializado en justicia y seguridad aseguró que entre los saqueadores se veían policías reconocidos vestidos de civil, además critico al gobernador: «vuelve a pensar que sacando la policía a la calle se soluciona el problema». Luego el vicepresidente de la Cámara de Supermercados de Córdoba y dueño de la cadena Buenos Días, Benjamín Blanch, aseguró que «es muy raro lo que pasó; todo es muy sincronizado y todo muy preparado. Un grupito de 10, 15 hasta 20 motos con dos personas. Rompían, robaban muy poquito y después se encargaba la gente común de hacer el resto. Es raro ver cómo la gente se prende cuando no necesita. Es algo muy organizadito porque no puede salir tan bien».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.