Continúa la protesta policial en La Plata

Lunes 9 de diciembre de 2013

Desde el domingo por la tarde, efectivos de la Policía Bonaerense realizan un corte en la dirección de Infantería, ubicada en 1 y 60. Así como en otras provincias, exigen aumentos salariales y el «derecho» a conformar un sindicato para los miembros de la fuerza. Hoy fueron recibidos por el gobierno provincial y por el Ministro de Seguridad, pero no se logró un acuerdo. Las internas dentro de los representantes de los agentes se tensionan paralelamente a las negociaciones.

Alberto González, integrante de la Mesa Provincial de CTA

Luego de que miembros de la Policía Bonaerense permanecieran en la dirección de Infantería durante la madrugada del domingo, hoy al mediodía  se reunieron con el gobernador Daniel Scioli y el ministro de Seguridad Alejandro Granados, pero no lograron llegar a un acuerdo. El gobierno de la provincia de Buenos Aires ofreció un aumento en el salario básico hasta 8578 pesos a partir de enero, 9.000 a partir de febrero, y un aumento proporcional según el escalafón. «Si bien cada provincia tiene su composición salarial de manera diferente, observamos que el ingreso de alguien que recién comienza por todo concepto (incluye horas Cores y plus por uniforme) es de entre 8000 y 9000 pesos», explicó Scioli en conferencia de prensa. “Son grupos minoritarios (los de la protesta) y por eso convocamos a estos individuos que normalicen la situación», remarcó.

El reclamo es encabezado por el el denominado Sindicato Policial de Buenos Aires (SIPOBA) y durante la jornada de hoy se habrían sumado efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense. En Argentina, las fuerzas de seguridad no pueden tener organización sindical porque se prioriza su función como garantes del orden público y porque son portadores de armas. SIPOBA es parte de la Central de Trabajadores de la Argentina conducida por Pablo Micheli, pero no tiene la correspondiente personería jurídica ni reconocimiento formal.

La sindicalización

Los últimos acontecimientos ocurridos en la Provincia, junto a los reclamos que tuvieron lugar estos días en Catamarca, Córdoba, Río Negro, Rosario, Entre Ríos, entre otras provincias, pone en debate la cuestión de la sindicalización de las fuerzas de seguridad. Por un lado, se encuentra el derecho de todo trabajador a defender sus derechos; por el otro, la dificultad de otorgar organización sindical y consecuentes fueros y derecho a huelga a organismos que deben preservar el orden público y portan armas.

Alberto González, integrante de la Mesa Provincial de la CTA a la que pertenece SIPOBA, se hizo presente en la concentración para avalar la protesta. Afirmó que «si las medidas de fuerza existen es porque hay derechos vulnerados» y agregó que «creemos que el reclamo es justo y es parte de los reclamos que están llevando a cabo los trabajadores de la provincia de Buenos Aires». En ese sentido, comparó la situación de los policías bonaerenses con los trabajadores estatales de salud y educación, haciendo referencia a los magros salarios, los problemas de infraestructura y la falta de insumos. González también definió la necesidad de una democratización de las fuerzas: «reconociéndose como trabajadores es legítimo que se puedan agrupar y organizar», sintetizó.

Por su parte, Raúl Maza, secretario General del sindicato en formación de Gendarmería, dijo en diálogo con Radio Futura que «estamos sindicalizados de hecho aunque no por ley, yo sé que para muchos suena como mala palabra la sindicalización, pero queremos una policía y una gendarmería eficiente, y para profesionalizarlos hay que pagarles bien, les tengo que dar las herramientas de trabajo y la cobertura que corresponda». Además, afirmó que «hay un montón de cuestiones laborales que hay que comenzar a cambiar y la sindicalización va a solucionar todos estos problemas». En medio de tensionadas negociaciones con el Gobierno provincial, de las distintas versiones sobre la magnitud de los acuartelamientos en distintas provincias, de los saqueos, entre otros, hay puntos en los que será necesario detenerse para analizarlos a la luz de los acontecimientos. Por lo menos, si la situación retorna a alguna calma y si los hechos lo permiten. Entre ellas, la sindicalización de las fuerzas de seguridad, que es tan solo una de las distintas aristas del conflicto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.