40 años del diario Noticias

Viernes 20 de diciembre
Entrevista a Gabriela Esquivada, autora de «Noticias de los montoneros: La historia del diario que no pudo anunciar la revolución».

En 1973 la organización guerrillera Montoneros decidió lanzar un diario que no apuntara únicamente a sus militantes. Rodolfo Walsh, Paco Urondo y Juan Gelman son algunos de los periodistas y escritores que pudieron conciliar su pasión con su militancia. Gabriela Esquivada, autora de “Noticias de los montoneros”, narró la historia del diario que durante 9 meses presentó una alternativa comunicacional para las organizaciones políticas.

Tapas emblemáticas
-Es muy bueno, jefe
-¿Y por qué? – le preguntó Gelman.
-Parece Crónica pero no chorrea sangre. Y es bonito.
Gabriela Esquivada reconstruyó la historia del diario

La anécdota es recordada por Bonasso en el libro de Gabriela Esquivada. Era la madrugada del 19 de noviembre de 1973 y había salido el primer ejemplar del diario “Noticias sobre todo lo que pasa en el mundo”. Tras esperarlo fuera de la imprenta,  Gelman se acercó a un grupo de obreros que estaban en la mesa contigua a la de los periodistas para pedirles una crítica del nuevo periódico. El veredicto de los trabajadores fue recibido por los escritores con tanta gracia como satisfacción. Cuenta Esquivada que “¡Es bonito y no chorrea sangre!- gritaba luego Bonasso en el silencio de la madrugada”.

En comunicación con Rap, Esquivada explicó que Noticias “era un diario muy bien escrito con artículos que iban más allá de los temas políticos, incluyendo consejos para la casa y una sección de turf “. Señaló en este sentido que era un “híbrido entre ser escrito y ser popular, y por otro lado buscar combinar una línea política sin hipocresía con los criterios de calidad informativa.” Esta fue la motivación de la autora para escribir como tesis de una maestría, la historia del diario que decidió llevar a cabo Montoneros. “Estudiando la colección de Noticias, lo que más me llamó la atención fue el proceso de trabajo; era mucho más que el diario de los Montoneros, una especie de mezcla, la ambición de mezclar la prensa comercial con la política”, cuenta Esquivada. 
El surgimiento del diario es relatado en el libro a tavés del testimonio de Bonasso, quien recuerda que una noche “vino Dardo Cabo – director de El Descamisado – y me largó una idea sensacional: La orga quiera lanzar un diario popular de gran nivel, con los mejores periodistas del país”. Gelman afirmaría que fue Walsh el autor de la propuesta, quien cargaba con la experiencia del Semanario de la CGT de los Argentinos. Por aquel entonces Montoneros contaba con “El Descamisado”, con una tirada de 100.000 ejemplares, dirigido a los militantes de la organización. Esquivada afirmó que así surgió el diario, “con la idea de tener un diario donde no llega el descamisado, trabajar la línea política para un publico más amplio, para aquellos que simplemente querían informarse con un segundo diario.”
Armando el equipo
Smoje, Paco Urondo y Juan Gelman

Para la realización del diario se buscó a periodistas de distintos ámbitos, por fuera de la organización. De esta manera fue que entraron entre otros Martín Caparros, Carlos Ulanovsky, Roberto Guareschi, Silvia Rudni, Leopoldo Moreau y Sylvina Walter. Esta composición de la redacción es aclarada por Verbitsky en el libro, quien recuerda el diálogo con Ulanovsky tras invitarlo a formar parte del proyecto:

-Pero yo no soy un militante – aclaró Ulanovsky
No importa. Los diarios se hacen con profesionales
La dirección del diario quedó estructurada con Bonasso como director, Urondo como secretario general de redacción y responsable político ante montoneros; Gelmman, jefe de redacción; Verbitsky, editor de Política Nacional y  Rodolfo Walsh editor de Información General y Policiales.
En el staff también se encontraba Julio Troxler, sobreviviente de la “operación masacre”. Trabajaba como encargado de seguridad en la redacción del diario ubicada en el número 735 de Piedras.   Como diseñador se ubicó Oscar Smoje, reconocido por su obra. También se desarrolló un nutrido equipo de fotógrafos bajo el lema “metete más, no sos acompañante del cronista, sos igual de importante”, como enseñaba el jefe de fotografía Carlos Bosch.
Esquivada explicó que el diario se inició con una tirada de 30 mil ejemplares, que  inmediatamente tuvo que ser ampliada, pasando a imprimirse en tres imprentas y llegando a tirar 100 mil ejemplares, con picos de 150 mil. Esto requirió de un enorme esfuerzo tanto para los trabajadores del diario, cómo para la organización para montar complejas operaciones de los materiales. Esto lo retrata claramente la autora en el diálogo entre el  Bonasso y el comisario a cargo del destacamento de barracas:
Doctor – como era director de un diario, me doctoró-, le quiero pedir un favor. Los muchachos suyos, los que trasladan los materiales acá, a la imprenta, sacan las escopetas por la ventanillas. No le pido que no las lleven, pero sí que no las muestren tanto”.
El trabajo dentro del diario es recordado con nostalgia y emoción por sus escritores, según relata Esquivada en su libro. Allí afirma Ulanovsky que en aquel entonces debió optar entre Noticias y La Opinión. Por su parte, Walger sostiene que  “Noticias fue un invento periodístico que, si hubiera podido seguir existiendo, habría dado otras fórmulas de pensamiento”. También participa de la reflexión Caparrós, quien agrega que tiempo después entendió “cuán raro era para mucha gente esto de unir el trabajo con sus convicciones, hacer al mismo tiempo algo que les daba de comer y que consideraban correcto y necesaria. Eso creó un clima muy particular, que no vi nunca más”.
De todas maneras, afirmó la escritora en la entrevista que “el que mejor lo expresó fue Bonasso, para un  periodista profesional esto era el sueño del pibe. Nunca volvió a vivir una experiencia semejante.”
No podíamos convertir el diario en un reservorio de comunicados
Así expresa Bonasso en el diario las disputas que surgieron con la conducción, acerca del rol del nuevo medio. “Si nuestros frentes de masas actúan sobre el conflicto verdadero, su presencia se va a notar en el diario por su simple parcipación”, sostiene que le dijo a Firmenich en una reunión, donde este se quejaba de que se publicaran pocos comunicados y noticias de la organización. Al parecer del periodista, la dirigencia de Montoneros cometía “los mismos errores que puede cometer un empresario dueño de un medio: presionar a a los periodistas, hacer grosera la línea”.
Esquivada sostiene en el libro que “los periodistas militantes que hicieron Noticias querían darle al peronismo revolucionario, que soñaban viable con el ex y futuro presidente Perón de regreso en el país, un medio a la vez masivo e interpretativo. ‘Fue un criterio de Horacio que todos aprobamos’, recordó Gelman. ‘No podíamos ser un segundo diario, porque íbamos a vender como La Opinión”.
Señala en el libro también que Noticias se basó principalmente en Crónica, pero también tomó elementos del diario uruguayo Crítica. En la entrevista, sostuvo que el legado de Noticias influyó a su vez en el diario Tiempo Argentino de los 80. 
El cierre

Los ataques contra el diario de los montoneros fueron constantes. El más importante se produjo en marzo de 1974, cuando una bomba estalló en el frente del edificio. Señaló Esquivada que “hubo una presión constante contra el diario con puntos observables como que podían balearles un auto”. También recordó que Crónica debió rechazar el pedido para que Noticias utilice sus imprentas debido a las amenazas de la triple A.

A los nueve meses de su salida a la calle, el diario Noticias fue clausurado el 27 de agosto de 1974 por la disposición número 630 del Poder Ejecutivo.  Afirmó Esquivada en la entrevista que “Montoneros iba a entrar próximamente a la clandestinidad, por lo que tenía problemas más difíciles que resolver”. Sin embargo, agrega que “quizás hubo una falla política porque se podría haber apelado a otra clase de recursos para mantener el diario vivo”.  En este sentido sostiene la escritora, que no aparenta haber una decisión de decisión de defender el diario. Recuerda así que fueron los mismos periodistas quienes hablaron con diputados y senadores buscando reabrir el diario. Fue en esas recorridas por el congreso, que Balbín les dijo “yo los ayudo pero se tienen que dejar ayudar”, afirma Esquivada, en tanto no había nadie de la conducción de Montoneros con quien pudieran hablar. Sin embargo, el libro presenta una contracara de aquel encuentro entre Bonasso y Balbín, señalando que este segundo lo rechazó totalmente.

Por otro lado agregó Esquivada que no resulta fácil encontrar el motivo que terminó por concluir en el cierre del diario. “Venían de un suplemento de los muertos de Trelew, de cubrir toda la violencia de la triple A como pocos medios lo hacían y denunciando también los abusos policiales” indica la escritora. También agregó que “ese mismo gobierno había cerrado en marzo el diario del PRT – ERP, “El Mundo”. Finalmente considera que en aquel contexto histórico “había algo que era más fuerte y de fondo acerca de impedir la libertad de expresión de las organizaciones de izquierda”.


El libro

Gabriela Esquivada aprobó la Maestría de Periodismo Político dictada por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) durante 2003. La misma fue titulada “El diario noticias: los Montoneros en la prensa argentina” y publicada. Posteriormente, en 2009 publicó para la editorial Sudamericana “Noticias de los montoneros: La historia del diario que no pudo anunciar la revolución”. Ella afirma que este último consiste en una mezcla de periodismo narrativo con la tesis.


 Por fin el primer diario…

El primer diario en 18 años.
El primer diario peronista abierto a todos los sectores que quieren la liberación.
El primer diario que brindará toda la información y no solamente la que conviene a sus editores.
El primer diario para el 80 por ciento del país
El primer diario popular con los materiales y los columnistas que la madurez del pueblo se merece.
El primer diario argentino al que le interesa más Tucumán que Roma, Lima que Washington y Argel que París.
El primer diario sin compromiso ni ataduras.
Un diario para acertar a las carreras, con una completa cobertura deportiva, amplios servicios para toda la familia y las mejores historietas. Con las fotos más reveladoras y audaces y un tipo de impresión similar al de las breves revistas. Lo hacen periodistas con experiencia y talento; comprometidos con su país y su tiempo.
Pronto en su quiosco

se llama

NOTICIAS
sobre todo lo que pasa en el mundo


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.