Parque Ecológico Municipal en riesgo

Miércoles 6 de noviembre de 2013

Entrevista a Eduardo González Andía, trabajador del Parque Ecológico.

El Parque Ecológico Municipal fue fundado hace 15 años con la promesa de generar un pulmón verde en la ciudad donde generar actividades que tengan como eje el conocimiento y cuidado del medio ambiente. Actualmente, sus trabajadores denuncian falta de condiciones dignas de trabajo y ausencia de tareas de mantenimiento que ponen en riesgo el predio.


Durante su mandato como intendente de La Plata, Julio Alak tuvo el sueño de que la ciudad fuera declarada Patrimonio de la Humanidad. Uno de los requisitos para lograr esta distinción por parte de la UNESCO era que la urbe contara con un gran espacio arbolado que funcionara como “pulmón verde”. Con ese objetivo, Alak inauguró en noviembre de 1998 el Parque Ecológico en un predio de 206 hectáreas arboladas, ubicado sobre el camino Centenario en la localidad de Villa Elisa, a 13 Km del centro platense y a 40 Km al sur de la ciudad de Buenos Aires. Según las perspectivas fundacionales, se buscaba ofrecer a la comunidad la participación en una variada gama de actividades educativas, recreativas y culturales que tengan como eje la temática ambiental.

Lejos de esas promesas fundacionales, la semana pasada los trabajadores del Parque Ecológico se declararon “en estado de alerta y movilización permanente”: denuncian la degradación y destrucción del predio, de su biodiversidad y el grave vaciamiento de contenido de la institución. Puntualmente, señalan el desecamiento y destrucción de la laguna; tala indiscriminada y pérdida de biodiversidad por la desaparición de especies de flora y fauna típicas de nuestra región; falta de seguridad; escasez de cartelería; ausencia de guardaparques y de personal especializado e idóneo para la atención al público. Estas demandas están enmarcadas en la precarización laboral de los trabajadores con personal contratado o como planta temporaria desde hace más de 8 años, sueldos de hambre, falta de herramientas y condiciones dignas para llevar a cabo sus tareas.

“Existe una ordenanza que le da un marco para que sea una zona protegida por parte del público y quienes trabajamos allí”, explicó Eduardo Andía, trabajador del parque y delegado de la Junta Interna de ATE, en referencia a la resolución municipal 9054 que data de julio de 1999. En esa norma se dictamina que el Parque Ecológico Municipal constituye “Zona de Reserva”, según los términos de la “Ley de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo” de la Provincia de Buenos Aires, cuyo destino será el de Espacio Verde y tendrá como función principal la depuración del medio ambiente. Asimismo, allí se establece que su administración queda a cargo del municipio que está obligado a diseñar y ejecutar “un plan maestro de funcionamiento del mismo, en el cual se deberá tener en cuenta el objetivo para el cual fue creado, que es fundamentalmente la preservación del predio del Parque como pulmón verde y la difusión de la temática ambiental a través de campañas educativas”.

Área natural

Durante la semana, visitan el parque decenas estudiantes de La Plata, Berazategui, Berisso, Ensenada y Florencio Varela que realizan allí tareas recreativas y educativas; los fines de semana asisten alrededor de 4mil visitantes. Sólo hay 7 u 8 trabajadores para recibir estos contingentes. “Se nos hace difícil porque no podemos prestar un buen servicio”, advierte Eduardo, “no tenemos guardaparques ni personal idóneo para educación de espacios verdes, no tenemos condiciones dignas de trabajo como gas, agua, infraestructura, ropa, herramientas de trabajo e insumos educativos”.

Esta situación de vulnerabilidad de los trabajadores, también pone en debate el resguardo de condiciones ambientales. En la misma web del Parque gestionada por el municipio, hay un apartado donde se pregunta por qué es importante proteger la naturaleza. La misma gestión local es la encargada de dar la respuesta: el Área de Conservación del Parque Ecológico Municipal de La Plata es un espacio ideal para la comprensión del funcionamiento de los ecosistemas naturales dentro de un contexto urbano, que se asientan y depende estrechamente del vinculo con la comunidad local. Su importancia radica en que garantiza la conservación de ambientes naturales que se han integrado de una u otra manera a la ciudad. En este sentido conservar esta área provee beneficios sociales implícitos en las actividades educativo-recreativas.

Según explicó Eduardo, se exige la incorporación de personal idóneo en todas las áreas del parque ecológico, asignación de un presupuesto genuino para infraestructura, mantenimiento y funcionamiento del parque y pase a planta permanente del personal mensualizado. “Estamos viviendo una situación muy difícil: el Estado municipal está precarizando nuestras vidas”, puntualizó. A su vez, aclaró que no se trata de una situación aislada, sino que los 11mil trabajadores de la municipalidad platense están atravesando condiciones laborales similares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.