Carlos Jáuregui: Una excusa para hablar de la historia de la disidencia sexual

Sábado, 23 de noviembre de 2011

Entrevista a Mabela Belucci, investigadora y activista feminista queer

Noviembre es el mes del orgullo de la disidencia sexual. Las calles de Buenos Aires sucumben al color, el brillo y las plumas de cuerpos que reafirman su derecho a existir como sujetas de derecho. En conversación con Rap, Mabela Belucci, investigadora y activista feminista queer relató el origen, idas y venidas de los movimientos LGTIBQ en Argentina, a partir de la figura del referente Carlos Jáuregui.


1992 es un año bisagra: se llevó a cabo la primera Marcha del Orgullo LGT en Argentina. Y en la construcción de ese hecho fundamental fue clave la figura de Carlos Jáuregui. Mabela Belucci, activista feminista queer, presentó en 2010 el libro “Orgullo. Carlos Jáuregui, una biografía política”, una excusa –según la autora- para poder hablar del movimiento que se dio alrededor de él. A 22 años de la primera Marcha, la autora dialogó con Rap sobre una parte de la historia de esos movimientos en Argentina.
En el libro se plasman los grandes debates que se presentaron en las décadas del ´80 y ´90 entre los movimientos de diversidad sexual: “Básicamente del movimiento gay, donde Carlos Jáuregui era el adalid, y de otros grupos de suma importancia en la transición democrática, como fueron los organismos de derechos humanos, que para nosotros y nosotras fue un gran paraguas, y la vinculación con el movimiento feminista, y de allí como se fue configurando la comunidad LGTIBQ”.
1984: Primer reclamo público previo al ´92
(corresponsales clave.org)
“Carlos fue un visionario, no era un líder autoritario, era un persona que siempre daba lugar al debate, a que la palabra circulase” describe Mabela. Carlos vio que el movimiento LGT debía funcionar como “una mesa que está compuesta por cuatro patas”.  Así, “vio la importancia que tenía el feminismo como corpus teórico para entender lo que significa la discriminación y la subalternidad”. Desde este punto de vista, entendió que mujeres y gays tenían “un enemigo común que es la dominación masculina, que no son los varones sino el esquema de dominación patriarcal”.
Caros “era un figura que transverzalizaba”. “Tal es así que cuando lo llamaron de un sector del PJ de Capital Federal liderado por Carlos Grosso, él asistió con sus compañeros porque se dio cuenta que era una muy buena oportunidad para empezar a dialogar con legisladores de Capital”. También, estuvo acompañado con sectores del radicalismo y con muchos sectores de izquierdas.
“En la última etapa de su vida –él murió en 1996- tuvo muy buen diálogo con las feministas y acompañó con mucha endereza, junto con sus compañeros del Grupo Gays por los Derechos Civiles, toda la lucha por la Reforma Constitucional de 1994. Con la pelea en la que también fue fundamental el activismo de los organismos de derechos humanos se logró frenar el intento de incluir la cláusula anti abortista en la Constitución Nacional”.
Carlos Jáuregui fue el primer Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina. En los ´80 la lucha principal era por la Unión Civil. Para Belucci era un planteo adelantado a lo que luego sería la Ley de Matrimonio Igualitario. En el contexto de la pandemia de HIV, que atacó a los movimientos de diversidad sexual, el tema de las propiedades y la herencia era realmente un problema. La autora cuenta que Carlos lo vivió en carne propia con su pareja, a quien acompañó en su enfermedad por un largo tiempo. Su pareja falleció, y al otro día le cambiaron la llave del departamento y se quedó en la calle.
En los ´90, Carlos forma el Grupo Gays por los derechos Civiles. Allí se da una tranformación: ya no se trata de incorporarse a la agenda más amplia de la política o de los organismos de derechos humanos, sino que el movimiento LGTIBQ marca su propia agenda.  En tanto, Belucci explicó que en los ´90 el neoliberalismo permitió grandes alianzas que hoy serían impensables. “Un debate importante fue el orgullo, algunos planteaban la dignidad, otros decían por qué tenemos que tener orgullo, y después el orgullo se amplió a otros sectores, este “soy lo que soy” que canta Sandra Mianovich”, relató.
Mabela Bellucci es activista del feminismo y otros frentes sociales. El 25 de marzo de 2014 saldrá a las calles “Historia de una obediencia: aborto y feminismo 25 de marzo”, un libro donde recorrer las luchas feministas por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.
2013
“Los movimientos sociales cuando crecen y se abren para dialogar con el Estado, que es la única manera de conquistar derechos, por un lado conquistan derechos, y por otro, se da esta paradoja de que muchos de integrantes del movimiento terminan siendo funcionarios del Estado. Si bien representan a los organismos, por eso son sus referentes, también terminan, en su amplia mayoría, respondiendo más a lógica del Estado que la de sus propios movimientos; y ahí se dan las fracturas”, dijo Belucci trazando un panorama sobre los movimientos LGTIBQ en la actualidad. “Pero es medio inevitable y se dan en distintos sectores”, cerró.
Esas fracturas o visiones distintas sobre las luchas del movimiento se expresaron en las distintas Marchas del Orgullo de este año. En Buenos Aires la marcha se realizó en 8 de noviembre y estuvo encabezada por la CHA (Comunidad Homosexual Argentina). El eje este año estuvo puesto en la lucha por una «Educación Sexual Igualitaria Libre y Laica”.
En La Plata la marcha trajo novedades. El sábado 16 se realizó “la Primera marcha del orgullo Provincial” convocada por O Trans. Bajo el lema inclusión laboral trans, marcharon desde plaza Moreno a plaza San Martín.
En tanto que el viernes 15 se realizó una marcha “no oficial” convocada por Arde Pandora, Putos Mal, Malas como las Arañas, entre otras agrupaciones, por el fin de la imposición del género binómico hombre-mujer y de la heterosexualidad obligatoria. Se manifestaron contra la homolesbotrans-fobia, el racismo, la xenofobia, los patrones de belleza y la violencia policial. La marcha estuvo signada por el pedido de justicia por Carolina “la Moma”, asesinada en 2011 en la ciudad. Asimismo, expresaron el reclamo por trabajo para las personas travestis y la legalización del aborto, entre otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.