Villas de Capital reclaman soluciones al problema de la basura

Miércoles 23 de octubre de 2013
movimientovillasalfrente.blogspot.com.ar

La Caravana de barrios pone manos a la obra para limpiar basurales de villas de la Ciudad de Buenos Aires. El Movimiento Villas al frente denuncia que el gobierno de la ciudad no los toma en cuenta para la solución de las problemáticas de sus barrios. Reclaman ser escuchados para los proyectos de urbanización y limpieza.

A raíz de la falta de solución a la cuestión de la basura, vecinos de doce villas de Capital Federal decidieron realizar la “Caravana de Barrios”. En estas jornadas recorren los barrios realizando tareas de limpieza con el acompañamiento de vecinos y vecinas del lugar.

 Las jornadas buscan visibilizar la cuestión de la basura, “el gobierno nos responden con evasivas las empresas de limpieza no se meten en los barrios”, cuenta Manuel, integrante del movimiento, en diálogo con el informativo Rap. Luego agrega que “en todos es el mismo problema, en todas las plazas los pibes juegan al lado de las rata”.

A principio de año se realizó una licitación para las tareas de limpieza en las villas de la Capital. Pero, tal como cuenta Manuel, integrante del movimiento, “hubo situaciones irregulares; la licitación no pasó por legislatura, la audiencia pública fue en enero en Recoleta con lo cual ningún vecino pudo participar”. Cuando se enteraron de este proyecto se movilizaron al Ministerio de Espacios Públicos con el objetivo de que se crearan mesas de trabajo por barrio para que se discutieran temas puntuales.

Según lo que cuenta Manuel, este proceso de lucha desembocó en algunos resultados. En la Villa Rodrigo Bueno llevaron nuevos contenedores y en la Villa 20 de Lugano se aumentaron los recorridos. Los vecinos y vecinas del Movimiento continúan pidiendo soluciones de fondo.

«El gobierno juega con las necesidades de la gente”. Manuel explica que en la Villa 21-24, algunas familias viven a pocos metros del riachuelo y que existe una orden judicial para desalojar ese camino y reubicar a las familias en otro espacio. Los vecinos “están de acuerdo porque el riachuelo les va comiendo la costa, hay casas con peligro de derrumbe, los pibes tienen sarpullido; lo que pasa es que les ofrecen terrenos en provincia o lejos de donde viven ahora, cuando hay terrenos alrededor de la 21-24 para vivir”. En el caso de la Villa 31, los vecinos habían creado un proyecto de urbanización con radicación lo cual les posibilitaba seguir viviendo en su barrio, pero no fueron escuchados.

  Entrevista completa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.