A un mes del asesinato de Ivonne: El barrio se moviliza, el periodismo continúa ausente

Martes 15 de octubre de 2013

La niña de diez años falleció el 14 de septiembre en la Clínica Güemes, como consecuencia del disparo que recibió el 20 de agosto a las 21.45 horas cuando se bajaba, junto a su madre y su hermana, del remisse que las traía del nutricionista. El reclamo del barrio Independencia, de José León Suárez, es para que no haya “ni una Ivonne más”. Piden que frene la violencia que padecen, que en dos meses dejo cuatro muertos.

A las tres de la tarde, mujeres, niños y niñas comenzaron a reunirse frente a la Escuela n° 33, a metros del lugar donde cayó Ivonne tras recibir el disparo que habría efectuado un joven desde una bicicleta. De a poco, se fueron acercando más vecinos y vecinas de la asamblea barrial; miembros del Movimiento Cultural La Yesca, asentado en el barrio Libertador; el cura del barrio, así como jóvenes de la Iglesia donde Ivonne tomaría la comunión el 26 de octubre. Un grupo de artistas plásticos de La Yesca pintaron un mural junto a niños y niñas del barrio. Más tarde, la familia de Ivonne encabezó una marcha que recorrió el Barrio Independencia, “para que todos se enteren lo que pasó, porque muchos no saben”, contó Silvina Paredes, la mamá de la niña.

Lo que pasó

Fue un solo disparo el que escuchó Silvina Paredes, quien así aclara que no se trató de un tiroteo. Bocha Flores, militante social y miembro de la asamblea barrial, agrega que ese disparo fue de una bala 9 milímetros que impactó en la niña y la hizo caer al suelo en la intersección de Malvinas y Castro. Para él, la pregunta es por el origen de la bala: “dicen que fue una pelea por una chica, pero yo me pregunto cómo dos pibes van a tener un arma larga que usan las fuerzas de seguridad”.

“Hay distintas opiniones y está bien porque es una asamblea barrial”, explica Bocha, miembro de la asamblea que se reúne desde hace dos meses para pedir el cese de la violencia. Comenzaron a juntarse después del asesinato de Ricardo Jiménez, ocurrido el 26 de julio pasado, a pocas cuadras de donde Ivonne recibió el balazo. Para Bocha, la seguridad es que la gente del barrio tenga una vida más digna, cloacas y calles asfaltadas. Pero explica que el delito en el barrio es preocupante, ya que desencadenó hechos de violencia como el incendio de la casa de un vecino acusado de asesinar a Ricardo Jiménez. Bocha no está de acuerdo con ese tipo de manifestaciones pero las entiende como parte del mismo conflicto social. No obstante, señala que “la solución no es más gendarmes y policías como piden algunos; porque si no se soluciona el narcotráfico, que es el problema de fondo, no va a haber seguridad”.

 

Respecto a la Comisaría Cuarta, intervenida en 2011 por la represión en La Cárcova, cuando la policía asesino a dos jóvenes, manifestó que lo preocupante son las prácticas abusivas de los agentes, que son legitimadas por los vecinos. “Ese patrullero que está estacionado a dos cuadras baleó a dos pibes porque los pibes los bardearon. Pero a los vecinos les dijeron que no digan nada porque sino sacaban el patrullero. Y se callaron”, explicó.

La investigación por el asesinato de Ivonne Alejandra Eloy está radicada en la Fiscalía n°6 de San Martín, a cargo de Enrique Velazco Cerviño. Es una de las fiscalías que integra el equipo que sigue el caso de Araceli Ramos. Silvina espera que la investigación se agilice ya que cree que el caso de Araceli, que tomó vuelo mediático, habría opacado el de Ivonne. Por su parte, ningún medio cubrió la actividad a un mes del fallecimiento de la niña. Silvina denunció la indiferencia mediática que el reclamo recibe desde los primeros cortes en el puente de José León Suárez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.