A seis meses de la inundación se presentó un avance del informe socio-sanitario

Miércoles, 2 de octubre de 2013

Entrevista a Valeria Redondi, Presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales de la Provincia de Buenos Aires

Desde el 3 de abril, el Colegio de Trabajadores Sociales decidió realizar un relevamiento socio sanitario sobre el impacto de la inundación, que se dio a conocer hoy al cumplirse seis meses de la catástrofe. 1500 voluntarios y voluntarias participaron en el trabajo y realizaron entrevistas en 3300 viviendas, en 76 barrios de La Plata, Berisso y Ensenada. En conversación con Rap, Valeria Redondi adelantó que “los barrios pobres son los que menos respuesta estatal recibieron".

Escuchar entrevista completa

El nivel que alcanzó el agua, si llegó la asistencia y las donaciones a cada barrio, de dónde provino esa ayuda, la intervención estatal, la situación sanitaria y ambiental, son algunos de los ejes del estudio sobre las condiciones antes, durante y después del 2 de abril. El informe final será presentado el miércoles 9 en la Facultad de Trabajo Social.

Asistencia
El informe social se elaboró en base a entrevistas a algún referente de las más de 3300 viviendas relevadas. Los  resultados son contundentes en torno a que la ayuda llegó principalmente desde la sociedad civil. Así, desde el 3 de abril, el 96% de las primeras respuestas estuvo dada por las organizaciones sociales y los propios vecinos y vecinas. Además, hasta hoy, aún hay zonas de La Plata que no han recibido ninguna asistencia. 
Mientras más de la mitad de las viviendas debieron ser evacuadas, en instituciones públicas sólo se evacuó al 4 %. El 78 % se evacuó en casas de amigos o vecinos. “Gracias a las acciones solidarias se evitó una catástrofe aún peor. La política quedo reducida a acciones desarticuladas, sin planificación y con un manejo discrecional de los recursos disponibles”, sostuvo Redondi. 
Otro dato muy alarmante que visibiliza el informe es el papel que jugaron los centros de salud. Desde los más de 40 centros de salud que hay en La Plata se podría articular una asistencia eficaz, pero los equipos están precarizados, y al momento de mayor emergencia, “no tenían ni leche para repartir”. Durante los días de la inundación, muchos trabajadores recibieron la noticia de que habían sido despedidos. 
“Esperamos ser escuchados y que haya una decisión política clara que revierta la  presencia el Estado. El Estado tuvo una presencia desde el rostro humanitario de las fuerzas de seguridad pero, a su vez, es una presencia que amedrentaba en los barrios, la presencia que consideramos que debe estar es de la salud, de las consecuencias que no se abarcaron”.
Situación sanitaria
En tanto, la asistencia sanitaria también fue “muy reducida, esporádica, se desarrolló los primeros días y no abarcó a la totalidad de las zonas afectadas y a las viviendas”. El informe precisa que el Ministerio de Salud llevo algunas acciones pero sólo en las primeras semanas. Si bien no hubo brotes epidemiológicos, hay casos de fallecimiento por enfermedades producidas por la inundación.  
“No se llevaron a cabo las medidas necesarias y no las hay en este momento”, aseguró Valeria Redondi. Actualmente, hay más de un 30 por ciento de la población afectada con problemas de salud: enfermedades de piel, respiratorias, cardiológicas, pero también afectaciones a la salud mental, con casos de depresión, insomnio, fobia y angustia. En relación a la vacunación, se vacunó de acuerdo a lo previsto, pero no se realizó una campaña acorde a la situación extraordinaria. 
En tanto, el relevamiento también abarcó las condiciones ambientales, sobre el estado de basurales, la presencia de roedores, entre otros elementos. En particular en los barrios pobres, la contaminación fue otro factor que agravó la situación, y que también se relaciona con la ausencia estatal.
Una respuesta al "ocultamiento de información"
Valeria Redondi contó que el informe comenzó a elaborarse el 3 de abril, con el objetivo de recabar información respecto a la situación previa, durante, posterior a la inundación. Además de la catástrofe, el ocultamiento de información, el desconcierto y la falta de información pública los impulsó a elaborar estrategias para hacer el revelamiento.
El informe estará digitalizado en las próximas semanas en la página del Colegio de Trabajadores Sociales. Además, se pondrá a disposición de todas las organizaciones, grupos de vecinos y asambleas  barriales una publicación impresa. La idea es que sirva  “como una herramienta para seguir peticionando porque acompañamos el reclamo de Verdad y Justicia”.
“Al principio tuvimos críticas de que no era conveniente ir a hablar con la gente en los barrios, que era invadir sus casas, pero lo que nos devolvió la situación es que la gente necesitaba dar su testimonio, por todo lo que no se conocía y se ocultaba”, concluyó Valeria Redondi.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.