A poco más de 7 años de su desaparición, Radio Futura invita a la presentación del documental dirigido por Raúl Alberto Laffitte. La proyección será este jueves 22 a las 17.30 en Radio Futura.

Daniel Solano llegó desde la provincia de Salta a Río Negro para trabajar en la empresa ExpoFrut. El trabajador fue asesinado y desaparecido el 5 de noviembre de 2011, y desde entonces su familia, y sobre todo su padre Gualberto Solano emprendió una incansable lucha por encontrar su cuerpo y conseguir justicia. En dialogo con la mesa de trabajo de Arriba Hormigas, el documentalista Raúl Alberto Laffitte refirió que el documental centra su relato sobre cuarto personajes: “Un músico, el cura de la iglesia del pueblo, un artista callejero que pinta carteles y una trabajadora de limpieza, todos vecinos que al ver el acampe que hace la familia frente al juzgado de paz, allá por inicios de 2012, deciden autoconvocarse y generar pintadas, radios abiertas, marchas todos los meses, misas, programas de radio y diferentes actividades para visibilizar lo que estaba pasando mientras se llevaba adelante el juicio“.

Estaba estudiando en La Plata, un verano volví a mi casa y al llegar, frente a la casa de mis padres, encontré la carpa instalada en la plaza, me llamó la atención porque es algo que nunca había pasado en la historia de Choele Choel, primero que desaparezca una persona con todas esas características del caso, y el hecho de colocar una carpa y hacer un acampe en el pueblo. Empecé a preguntar y me encontré con que había una especie de grieta en la comunidad con respecto al apoyo o no de ese acampe y de aceptar que a Daniel Solano lo había matado la policía, eso costó mucho aceptarlo en el pueblo“, recordó Laffitte.

Sinopsis:

El capitalismo transnacional, globalizado, se capilariza hasta los pueblos más pequeños del mundo. El poder económico que poseen las empresas multinacionales, genera esquemas de dominio y control en las regiones donde se instalan, destruyendo las identidades locales, deformando las instituciones del Estado, los modos culturales, las comunidades, el paisaje.

El pueblo de Choele Choel, en la provincia de Río Negro, es portador una historia trágica, al formar parte de la “Conquista del Desierto”, donde los intereses corporativos de aquellas épocas, se apropiaron de las tierras con total impunidad y efectuaron el genocidio de los pueblos indígenas con la excusa del crecimiento y el desarrollo del Estado.

Ese status quo llega a nuestros días, cuando vemos el sometimiento de los trabajadores golondrinas. Hablamos de la desaparición de Daniel Solano, un cosechador de Salta que llegó a la región a trabajar en una empresa multinacional frutícola que es Expofrut. Allí descubrió que estaban estafándolos a él y a sus compañeros. Cuando tuvo intenciones de reclamar, fue desaparecido por la policía, en la bailanta del pueblo.

Sin embargo, esta gran aplanadora siente la resistencia en algunos habitantes; sujetos idealistas que quieren justicia, igualdad, libertad para sus pueblos. El caso Solano, se vuelve un catalizador para que los individuos activen sus motivaciones de lucha, superen sus miedos, tomen consciencia y se vuelvan fuertes desde las localidades que habitan. Así, pueden generar un poder colectivo, para detener la impunidad, la desidia, la deshumanización que propone este modelo capitalista imperante.

Algunos de los vecinos como Juan Quiriban, Franz Z, Marcela Torres y Cristian Bonin, entre otros que decidieron apoyar a la familia, organizaron marchas, recitales, misas, pintadas de murales, ferias. Esto trajo nuevos procesos sociales; un sector de la juventud del pueblo se animó a participar. Esto aporta un mensaje renovador y ejemplar de la lucha, sobre asumir responsabilidades y organizarse de manera colectiva. El Caso de Daniel va camino a un Juicio, y sus restos a ser descubiertos en un jaguel de un campo.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.