Testimonio en primera persona de una generación de científicos no reconocidos por el Estado, con salarios devaluados y empujados al exilio.

 

Matias Pidre y Francisco Carriquiriborde, becarios del CONICET pertenecientes a Jóvenes Científicos Precarizados, se sumaron a la mesa de Arriba Hormigas para compartir su experiencia en un contexto donde la ciencia no es prioridad para la gestión de Mauricio Macri: “Nosotros entramos a trabajar dentro del Conicet mediante el sistema de becas esperando algún día poder entrar a planta y ser investigadores e investigadoras pero con esta nueva propuesta de modelo científico esos sueños se empiezan a resquebrajar“.

Si bien apostamos ideológicamente a la construcción de la ciencia pública es verdad que necesitamos un trabajo fijo con un salario digno, es una situación muy comprometida y contradictoria porque nos encantaría seguir investigando en el sistema público pero el sistema público nos echa afuera, nos barre fuera del Conicet y nos barre fuera del país“, reflexionó Carriquiriborde.

A modo de conclusión, Pidre brindó una caracterización de las políticas públicas en materia de ciencia del macrismo: “Hay que recalcar que estamos ante un plan sistemático de achicamiento del sistema científico, están haciendo todo lo posible para que los científicos se vayan del país o sean cada vez menos, nos coartan impidiéndonos entrar a la carrera de investigador científico, nos devalúan los salarios poniéndolos a un tercio de lo que cobra un becario post-doctoral en cualquier otra parte del mundo”.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

 

Los comentarios están cerrados.