La obra retrata el encuentro entre José de San Martín y Simón Bolívar. Se presenta este sábado en El Galpón de La Caterva (City Bell).

En marzo se inauguró en el Coliseo Podestá la tercera temporada de “Ciudad en escena”, un ciclo que busca acompañar, difundir y promover las producciones del teatro independiente. En ese marco se presentó “El encuentro de Guayaquil”, una obra que cuenta la reunión entre José de San Martín y Simón Bolívar. Dirigida por Marcelo Demarchi y con la actuación de Diego Aroza y Luciano Guglielmino, el grupo fue uno de los ganadores del Concurso Municipal La Plata 2018 y este sábado 5 de mayo se presentará en El Galpón de La Caterva (calles 3 esquina 12 -14b y 471 City Bell).

“Cuando empezamos a trabajar el texto de Pacho O’Donnell, lo primero que comprendimos es que se trataba de un encuentro entre pares. San Martín y Bolívar fueron dos exponentes de esa gran campaña independentista que se juntaron a charlar de igual a igual”, contó en Cacodelphia Diego Aroza sobre el encuentro que los dos libertadores tuvieron el 26 de julio de 1822. “Esas horas en Guayaquil fue la única vez que se encontraron. Hasta allí llegó un Bolívar en alza, eje de la independencia en ese momento y un San Martin denostado, muy golpeado políticamente y muy bastardeado, que llegó a pedir ayuda para cuidar el Alto Perú”.

El historiador y escritor Pacho O’Donnell reconstruyó ese encuentro interpretando las especulaciones que se han hecho sobre el mismo y sobre todo a través de las cartas que ambos se enviaron. “Lo particular que tiene la obra es que pretende mostrar no a los héroes, sino a los hombres en el llano, con sus dudas, sus debilidades y sus vanidades”, dijo Aroza y agregó. “Merece el tema y la historia de la Patria grande que estas cosas estén en escena, que tengan una mirada artística y que pueda llegar a todos los públicos”, agregó.

“Se trata de una obra que vuelve a resinificarse en estos tiempos”, expresó el actor: “por eso también elegimos este texto, para trabajar en las escuelas, en los secundarios, porque creemos que este tipo de discurso tiene que resonar, porque no podemos permitir que la historia quede bajo una banalidad y una superficialidad. La historia no empieza hoy, empezó hace mucho y está viva. Y hay que cuidarla”.

 

 

Los comentarios están cerrados.