Alegría entre los vecinos del Bosque Peralta Ramos y un soplo de aire para los organismos de derechos humanos en medio de un panorama asfixiante.

El genocida había sido beneficiado con la domiciliaria a fines de diciembre del año pasado por problemas de salud. Sin embargo la Cámara Federal de Casación Penal alegó que con la medicación y atención adecuada Etchecolatz podrá continuar su pena en cárcel de Ezeiza.

Ana Pecoraro, integrante de Vecinos Sin Genocidas, una de las agrupaciones que se embanderaron con el repudio a la liberación de Etchecolatz, señaló en el aire de RAP que se trata de un fallo importante en un contexto donde se rumorea la posibilidad de que se le otorgue el beneficio de domiciliaría a otros 96 genocidas más. “Esto fue fruto del trabajo colectivo de las querellas de la fiscal Ramos y los vecinos que también aportamos un granito de arena explicándole a los jueces lo que significa para la gente tener a un genocida en el barrio, cómo impacta en lo social y lo psicológico para los vecinos más cercanos, para las posibles victimas y para todos en general porque los crímenes de lesa humanidad nos afectan a todos“, refirió Pecoraro.

Marta Vedio, ex secretaria de Derechos Humanos del municipio de La Plata y miembro de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, estuvo presente en la vigilia que sostuvieron los vecinos del barrio Peralta Ramos en las horas previas al traslado del genocida a la cárcel y remarcó la importancia de la movilización popular para activar los resortes de la justicia y destacó que el procesamiento de genocidas se de en el marco d e las garantías constitucionales.

Parecía todo tan alineado con la política de la impunidad que implican las domiciliarias, excarcelaciones y absoluciones que han salido en los últimos tiempos, también los listados del servicio penitenciario de genocidas que estarían en condiciones de salir de la cárcel, venía muy difícil la mano y una noticia así es refrescante”, manifestó Vedio.

 

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.