Reflexiones en torno al sector cooperativista como un espacio libre en el cual desarrollar una fuente laboral genuina durante los asfixiantes años de la última dictadura civico-militar argentina.

José Orbaiceta, ex presidente de la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina (FECOOTRA) e integrante del directorio del INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), expresó en comunicación telefónica con El Mate Compartido. “Si bien recordamos a los compañeros desaparecidos en la lucha, también vemos que los trabajadores siempre resistimos aún en las peores circunstancias”. El dirigente del movimiento cooperativo contó cómo fue su experiencia en épocas de dictadura: “Estábamos en listas negras luego de haber sido cesanteados con un amigo de la imprenta de la Facultad de Ingeniería de La Plata”. Y agregó: “Nadie nos iba a dar trabajo, por eso iniciamos un proyecto autónomo para darle de comer a nuestras familias”.

Con la ayuda del Sindicato Gráfico Platense fundó, junto a dos compañeros, lo que después se conocería como la Cooperativa de Trabajo Gráfica en La Plata: “Fue una forma solidaria de resolver los problemas económicos, en base al trabajo organizado y no al capital”, aunque añadió “recién con Alfonsín pudimos iniciar los trámites para constituirnos como cooperativa”. En cuanto a la legislación de las cooperativas afirmó que “no existe una ley general que contemple a las asociaciones de trabajo”, y lo vinculó desde una mirada histórica: “Ya desde la dictadura estaba prohibida la palabra cooperativa, se consideraba subversiva o peligro de comunismo”.
Orbaiceta destacó la lucha que dieron desde el mundo cooperativo durante la etapa más oscura de la Argentina y problematizó sobre el modelo capitalista: “Las cooperativas resistieron, sobre todo en el interior del país. Eso no lo pudieron borrar”. “Resistimos a un ataque brutal de la economía que vino a profundizar un modelo de acumulación concentrado en pocas manos, en multinacionales y que hoy creció mucho más: ocho personas en el mundo tienen más dinero que la mitad del planeta”, enfatizó. Otro de los ejes de la nota trató sobre el origen del cooperativismo en nuestro país: “Para mí la economía social y solidaria nació con la patria, San Martín y sus soldados crearon una mutual para la batalla de San Lorenzo donde ponían fondos para que los heridos en combate recibieran una atención especial”.
Por último, brindó una apreciación esperanzadora en un contexto de avance del neoliberalismo, basándose en estadísticas mundiales: “Somos la democracia en la economía acumulada: 1217 millones personas constituimos parte de cooperativas y generamos 280 millones puestos de trabajo, un 20% más que el conjunto de las multinacionales del planeta”. Y concluyó: “Es un proceso que inexorablemente viene avanzando porque, ante mayor injusticia de un modelo económico concentrado que destruye el mundo, el ser humano busca un camino autónomo para desarrollarse, de forma cooperativa”.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.