La celebración por este aniversario incluyó la presentación de un nuevo disco. Escuchá la entrevista con Cacodelphia.

 

Escuchá/descargá la entrevista completa

 

Liliana Vitale y Verónica Condomí celebraron durante 2017 cuatro décadas de canto compartido. Ése encuentro que nació dentro del colectivo artístico MIA, se celebró con la edición de “Elementales”, un disco donde profundizan el juego de improvisaciones que sigue siendo “lo que distingue al dúo de otros proyectos”, aseguró en Cacodelphia Liliana Vitale.

Se trata de un trabajo “muy viajero que tiene muchas cosas rítmicas, juegos y canciones, un disco muy dominguero”, dijo la cantora sobre el nuevo trabajo de estudio que en La Plata presentaron en el Centro Cultural Estación Provincial.

“Con Vero cantamos juntas desde que pertenecíamos al grupo MIA, un colectivo artístico que nos permitió algunos permisos, como por ejemplo proyectar algo dentro del conjunto, sin que todo el grupo participara. Y en ese marco a través de un juego de libre experimentación y con mucha libertad en un momento histórico donde no la había, comenzamos a hacer un dúo de voces a capela, que es básicamente lo que a lo largo de todos estos años mantuvimos y conservamos como clima esencial. Hoy tenemos dentro del repertorio algunas canciones, donde aparece la guitarra o la percusión, pero básicamente las improvisaciones que hacemos con las voces siguen teniendo su protagonismo y sigue siendo eso lo que distingue al dúo de otros proyectos”, repasó Vitale.

“Nos cayó la ficha que hace 40 años cantamos juntas y eso fue un buen estimulo para comenzar a grabar un nuevo disco. Así fue que arrancamos con un plan que después no fue el que sucedió, pero fue lindo todo lo que pasó mientras grabábamos. Las improvisaciones que salieron dentro del estudio, por ejemplo, donde jugando fuimos sobregrabando varias de nuestras voces e improvisando de ese modo sobre nosotras mismas, algo que nunca habíamos hecho. Así se grabó este disco que es el primero que hacemos totalmente en estudio, o sea este trabajo es el que contiene más presente”, contó.

El repertorio de “Elementales” se compone por canciones de Vitale y Condomí, “dos canciones de Alberto Muñoz que una la cantaba el coro de MIA y la otra el mismísimo Muñoz y nunca la habíamos cantado nosotras” y una obra de Luis Alberto Spinetta “Será que la canción llego hasta el sol” que Vitale considera “el corazón del disco”.

Músicos Independientes Asociados (M.I.A)

“El Grupo MIA existió entre los años 1976 y 1980 y dentro del grupo había compositores de distintos estilos. La búsqueda artística estaba destabicada, no estaban tan presentes los géneros y entonces aparecían diferentes músicas. Además el multiinstrumentismos que se planteaba dentro del grupo fue muy lindo y muy formador, porque se estimulaba a perderle el miedo a los instrumentos y sentarse a tocar como uno pudiera. Y había también una escucha muy atenta, escuchábamos a Egberto Gismonti y a Hermeto Pascoal, una música brasilera que nos ponía la vara muy alta, estábamos muy deslumbrados por ellos. Fue un hermoso privilegio haberse formado en ese momento, cuando por otro lado se vivía una situación tremenda”, repasó Vitale.

“El dúo nació bajo esos conceptos artísticos y nuestro trabajo musical está atravesado por esa manera de producir de un modo independiente y autogestivo, pensado no bajo la especulación de lo que podamos llegar a vender, sino por el puro placer del juego y de la búsqueda del lenguaje propio”.

MIA marcó un camino en ese sentido que luego fue seguido por muchos que hoy en día de ese modo producen, graban, editan y presentan sus trabajos discográficos. “Y cuento esta historia no para sufrir hoy por el pasado, sino porque veo que hoy hay algunos valores que están en juego y que uno tiene que tener siempre muy en claro. Por eso cuento para poder valorar por un lado una trama de solidaridades y complicidades que fue hermosa y por otro lado para recordar también cómo tuvimos que padecer esa vida cotidiana. Entonces cuento para no olvidar que esa experiencia se dio en el marco de la peor dictadura, donde la voz populi era “que algo habrán hecho”, esas cosas que hoy afloran y me da pena, tristeza y un poco de desolación”.

Los comentarios están cerrados.