“Tiene una actualidad que lastima y estremece”, expresó el historiador Bruno Napoli, a cargo de la recuperación del periódico editado en el sur hace más de medio siglo.

Escuchá/descargá la entrevista completa

“El Estado Nación se forjó en base a un genocidio, a la apropiación de la identidad de los pueblos originarios y al robo de sus tierras”, aseguró en Cacodelphia el historiador Bruno Napoli, responsable de rescatar el periódico La Chispa que Osvaldo Bayer editó en Esquel a fines de los años ’50.

Entre 1958 y 1959 Bayer denunció desde esta publicación el robo de tierras, los latifundios y los negociados inmobiliarios que continuaron luego del genocidio perpetuado a fines del siglo XIX por el General Roca. El diario se entregaba en mano y debe su nombre a “Iskra” el periódico revolucionario de 1903 que tenía como editores a Lenin, Pléjanov, Trotsky. Ahora, acaba de reaparecer gracias al trabajo realizado por Napoli quien, en junio pasado, presentó una edición facsimilar de ese mítico y fugaz periódico que aseguró que tiene “una actualidad que lastima y estremece”.

 

El origen de La Chispa

Escrito y dirigido por Osvaldo Bayer junto a Juan Carlos Chayep,  La Chispa, denunció cómo en Esquel fueron desalojados de sus tierras los pueblos originarios y quiénes fueron los responsables de esos robos. “El primer robo de tierras a los primeros habitantes de esos suelos se dio entre 1880 y 1890 y dejo la Ley 1501, que establecía reservas indígenas para algunas familias que podían demostrar su permanencia en la tierra. En base a esa legislación se crearon Cushamen, Nahuel Pan y otras tierras quedaron como reservas”, recordó Napoli lo que desde el primer número de La Chispa ya se denunciaba con el título: “Es necesario tratar cuanto antes el tema de las tierras de Cushamen”.

Lo que Osvaldo reveló en La Chispa hace 60 años “es que esas tierras creadas a partir de la Ley 1501, fueron robadas en la segunda oleada de robos que se dio entre 1935 y 1937, en plena década infame. Es decir cuando la oligarquía terrateniente, que gobernaba en la época de Roca, vía fraude electoral vuelve al gobierno, se roban las reservas que habían quedado del primer robo de tierras. Esas reservas robadas fueron Cushamen, Maitén, Nahuel Pan, Nahuelquir, Emilio Prane y Ñancucheo”.

En el segundo número del periódico con el título “Los dramas negros de Cushamen”, Bayer denuncia que en 1935 entre jueces, dos empresarios locales y Julio Telleriarte -quien en 1959 cuando se realiza la denuncia era diputado provincial representando a la Unión Cívica Radical del Pueblo-, les roban esas tierras a la familia Nahuelquir. “La semana pasada estuve en Esquel y me enteré que los descendientes de esas familias todavía están pleiteando judicialmente a los descendientes de esos empresarios que se robaron las tierras en la década del ‘30”, dijo Napoli.

“Esas tierras son las que hoy pertenecen a la Estancia Leleque que existe desde 1879 y fue creada por la Compañía de tierras del sur argentino. Una compañía que nació para quedarse con todas las tierras de los pueblos originarios”, describió el investigador. “En 1991 la empresa de Luciano Benetton compra esa compañía creada en la época de Roca y compra también esa estancia con todo lo que hay adentro. Por eso es común en Argentina escuchar a empresarios decir compre las tierras con la gente adentro”.

“La lógica de estos tipos es la del territorio, la del latifundio y la propiedad privada. Entonces si todo lo que está adentro es de ellos, incluso la gente, pueden hacer lo que quieren con ellos. Por eso el maltrato histórico en los últimos 140 años a los pueblos originarios, por eso el robo de tierras, y por eso la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Porque su desaparición es producto de la defensa que hace el Estado de la propiedad privada de los latifundistas, no es otra cosa. La Patagonia tiene 15 dueños y ellos son los que tienen la mayor cantidad de hectáreas más productivas, más ricas en minerales y en reservas de agua. Y esos dueños son los mismos de hace 140 años: Bullrich, Pueyrredón, Alzaga Unzué, Ayerza, Alvear”, explicó.

“Por eso este conflicto es difícil de resolver, porque el territorio de la Patagonia es uno de los más ricos del mundo. Vaca Muerta, por ejemplo, es la segunda reserva mundial de Shale, un petróleo especial que a partir del 2019 se calcula comenzara a generar unos 15 o 20 millones de dólares anuales, con lo cual va a ser muy difícil que entreguen esos territorios a sus verdaderos pobladores originarios”, aseguró Napoli y agregó: “el Estado Nación se forjó en base a un genocidio, a la apropiación de la identidad de los pueblos originarios y al robo de sus tierras. Si revisamos cualquier mapa, notaremos que hace 140 años atrás, Argentina tenía un poquito menos de la mitad del territorio actual, lo que demuestra que el conflicto por la tierra, es un problema que nuestro país arrastra desde entonces”.

La Chispa solo duró cuatro números hasta que Osvaldo Bayer fue corrido por la misma Gendarmería que hoy está involucrada en la desaparición forzada y posterior muerte de Santiago Maldonado. Por eso esas páginas que en Esquel salían a la calle llevando en sus “puños la verdad y la nobleza del humilde que no debe a nadie ni se debe a nadie” hoy tiene para Napoli “una actualidad que lastima y estremece”.

 

Los comentarios están cerrados.