Gracias a una excelente labor de la defensa, un proceso plagado de irregularidades que buscaba enjuiciar a dos jóvenes por un presunto asesinato se logró reencausar para que se los juzgara por el delito de tentativa de robo.

El suceso tuvo lugar en una joyería céntrica de la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires, en 2013. Los imputados, Facundo Díaz y Mario Dominé, portaban revólveres calibre 22 que jamás usaron, fueron reducidos por los oficiales Juan Gabriel Reyna y Patricia Melgar en un confuso episodio que tuvo una docena de disparos de las armas oficiales y que terminó con la vida de Reyna.

En un primer momento, la fiscalía buscó acomodar la evidencia para presentar a Díaz y Dominé como los responsables del disparo que mató al policía Reyna. En el proceso, se apartó a la fiscal por un desempeño dudoso en causas anteriores. Nuevas pericias a cargo de la defensa llevada adelante por Pablo Vacani lograron comprobar que la bala asesina correspondía a un calibre mayor.

En diálogo con RAP, Vacani dijo estuvo cerca de un año preparando el caso, asistido por personal de policía científica para levantar las pericias balísticas y planimetricas que resultaron determinantes a la hora de presentar su defensa. Desde el principio, la defensa apeló a que se juzgara a Díaz y Dominé por la tentativa de robo y no por la muerte del policía. Para Vacani: “Esto era difícil de comprobar, en primer lugar porque siempre se presume que quiénes van a robar utilizan armas y matan, había que romper con ese sentido común, y por otro lado era bastante difícil dar cuenta de que esa bala que se estaba peritando y que había pasado por todas las pericias posibles, era la bala del hecho”.

Sobre esta nueva forma de concebir a la justicia, Vacani aseguró que “estamos ante una transformación de la forma de producir verdad en el marco de un juicio, los que están en contra de los juicios-jurado subestiman la capacidad de razonamiento de estos doce ciudadanos, porque en el jurado había personas que quizás muchas de ellas no habían completado el secundario pero el sentido común que tienen para valorar las pruebas y los hechos es tan importante como que el que pueden tener los profesionales de la justicia”.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

 

 

Los comentarios están cerrados.