Desde la organización denuncian que el cambio de gestión no se responsabiliza por el pago de servicios, perjudicando el salario de los compañeros.

Tomás Bover, integrante de la Casa Joven del Hogar del Padre Cajade, explicó en el aire de RAP que ellos tienen un subsidio del 100% de los servicios, que antes llevaban las facturas al Municipio para ser pagadas por el Estado y que ahora el compromiso queda en manos de la propia obra, quienes debe pagar las boletas de su bolsillo y presentarlas para un reintegro que se demora entre uno y dos meses.

Lo que estamos solicitando es que el Municipio reconozca las recargas de gas embasado del Hogar como parte de su responsabilidad con el convenio de servicios“, exigió Bover, quién también señaló que “tenemos horas, sueldos, trabajo puestos en pagarle algo para que lo devuelvan cuando antes directamente les remitíamos las boletas y nos desentendíamos porque nosotros estábamos para otra cosa“.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.