Su nombre en el idioma originario es “Pangui ñi puñon” y tiene como autores a Mauro Millán y Hernán Schiaffini, e ilustraciones de María del Rosario Calero.

En diálogo con Cacodelphia, el autor de Pangui ñi Pünon / Las Huellas del Puma, Mauro Millán contó que se trata de una publicación independiente “que tiene que ver con mi historia, con mi origen y la lucha del pueblo Mapuche”.

El Lonko de la comunidad Mapuche Pillán Mawiza agregó que “el libro describe lo que significó para nosotros la usurpación de nuestros territorios por parte del Estado chileno y argentino y repasa el retorno a esa región ancestral. Ese regreso está atravesado no solo por historias tristes, sino también de historias que tienen que ver con la épica, con la sobrevivencia y con la reconstrucción nuevamente de nuestro pueblo. Historias que a través de nuestra forma ancestral de contar, asumí el desafío de convertir en una obra literaria”.

Millán contó como surgieron los relatos que  que junto a Hernán Schaffini, antropólogo e investigador del CONICET, transformó en formato libro: “Mi abuela fue parte de un pueblo ocupado militarmente y eso significa, el desplazamiento, la muerte, las violaciones, el frio y el hambre de miles de personas, eso vivió el pueblo Mapuche y en ese escenario de tanta violencia se dieron esos relatos que contó mi abuela, Margarita Burgos”.

A fines del siglo XIX la abuela de Millán, en brazos de su madre cruzó la Cordillera de los Andes para encontrarse con el resto de la familia en El Mirador, cerca de Cushamen. Por entonces a ambos lados de la frontera, el pueblo Mapuche estaba siendo perseguido por los ejércitos chilenos y argentinos. “Cruzaron por una zona de increíble naturaleza, que hasta el día de hoy si intentáramos tomar un atajo para cruzar por allí, es muy probable que nos terminemos perdiendo. En ese cruce por el Limay, lleno de angustia, dolor y mucho sufrimiento, me contó mi abuela que apareció un puma que los acompaño y les fue indicando cada uno de los lugares que debían tomar como atajo, para poder evitar a los huincas (los no mapuches). El puma que aparece y desaparece, en mapudungun, les fue indicando cómo llegar”, relató.

Recuperar esa historia es para Millán, recuperar también la historia de éste continente:“Nos han impuesto una sola y única lógica narrativa, que intentó imponer una historia hegemónica y blanqueadora del saqueo. Pero hay una diversidad de formas de ver y narrar el mundo. Por ejemplo, nosotros proponemos el multinaturalismo, una manera diferente de contar nuestra historia, para que las futuras generaciones la conozcan y la sociedad no Mapuche también la intente interpretar”.

Desmitificar la idea del chilenismo mapuche

El libro lanzado recientemente sirve también para “desmitificar la idea del chilenismo mapuche”, aseguró su autor y agregó que “la gente que desconoce la historia de nuestro pueblo, todo el tiempo especula que somos chilenos, que somos argentinos y la realidad es que somos mapuches, un pueblo preexistente a los estados, que tiene su cultura, su filosofía, su ideología y su historia. Hoy quienes sostienen que el pueblo mapuche viene de Chile son los grandes latifundios, son los empresarios, son quienes niegan a través de la mentira, el derecho que tenemos por ser un pueblo preexistente al Estado Nación”.

En pie de lucha contra los proyectos de muerte

Durante la entrevista, Millán también afirmó que “desde siempre han buscado instalar la idea que la lucha de los pueblo originarios, es una lucha anti progreso y eso es porque denunciamos que los proyectos que venden como progreso para la gente, no son otras cosa que proyectos de muerte. Hoy hay pruebas contundentes que la explotación minera genera más pobreza, que la explotación de hidrocarburos genera solo beneficios secundarios y ni hablar de las consecuencias o que están intentando llevar que van a generar con la energía nuclear. Siempre vamos a estar los mapuches defendiendo nuestro territorio, porque es un principio ideológico, defendemos nuestro territorio contra estos proyectos y ojala algún día que la sociedad no indígena salga de su letargo y también sea parte de ese proceso de lucha”.

Palestinizando la frontera

En junio pasado el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) prohibió a la comunidad Mapuche de Bariloche ingresar medicinas ancestrales desde Chile, hierbas que fueron incautadas y destruidas en el paso fronterizo Cardenal Samoré, cuando las traían para el tratamiento de un paciente. Por último, Millán se refirió a esta restricción: “Somos también víctimas de esos abusos. Por eso digo que de alguna manera se está palestinizando la frontera, porque somos requisados y violentados apenas nos ven con nuestras ropas tradicionales”, expresó Millán.

“Hoy como herramienta de persecución nos aplican la Ley antiterrorista, sancionada por el gobierno anterior. Por esa ley sancionada en diciembre de 2011 estamos catalogados de terroristas y somos encarcelados o asesinados. Un escenario difícil, pero sin embargo tenemos la esperanza y la firme convicción que nuestra ideología va a ser también una fuente de inspiración para todos los movimientos de lucha”, expresó Millán.

Escuchar/Descargar la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.