Los cerámicos fueron extraídos apenas un par de horas de su instalación en las puertas de la fiscalía platense. Su objetivo era recordar a victimas de gatillo fácil. Las acusaciones apuntan al oficial Walter Paravini, de la novena, quién posteriormente hostigó a miembros del colectivo.

Julio Avinceto, del Colectivo Contra el Gatillo Fácil, expuso al aire de Arriba Hormigas, que la intención de poner esos mosaicos “era mostrar varios de los casos que venimos acompañando los últimos años y mostrando también la continuidad de las políticas represivas más allá de los gobiernos”. A la hora de señalar un motivo que explique el accionar policial, el referente del colectivo dijo que “ligamos esto que pasó directamente a la denuncia que estamos haciendo nosotros por el caso de Victor Gonzalez, este pibe que apareció en jurisdicción de la novena, en agosto de año pasado, asesinado de un tiro nueve milímetros por la espalda”.

Habíamos charlado con el jefe de la guardia edilicia de la fiscalía, nos había dicho que estaba todo bien, además habían bajado dos agentes fiscales, al parece cercanos a Héctor Vogliolo, que también nos dijeron “si no rompíamos nada, podíamos poner eso”, de manera que ni Romero, que es el fiscal que ahora tiene esta causa por “daño”, ni Vogliolio ni el jefe de la guardia del lugar, mandaron a sacar esto, entonces, evidentemente lo que les molesta es que nosotros estemos denunciado a la comisaria novena y a otros casos de gatillo fácil”, concluyó Avinceto al cierre de la charla.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

Los comentarios están cerrados.