Atrapamuros lanzó la “Semana de visibilización de las violencias en las mujeres privadas de la libertad”, un despliegue de actividades que busca problematizar sobre la situación de la mujer en las cárceles

Del 5 al 9 de junio, el Colectivo de Educación Popular en Cárceles Atrapamuros se encontrará promoviendo la “Semana de visibilización de las violencias en las mujeres privadas de la libertad”, en el marco de la campaña “De esta salimos juntas”, una movida que pone el foco sobre la violencia institucional que afecta a mujeres en situación de encierro.

Juana Saraví Tammone de Atrapamuros dialogó con Arriba Hormigas y dijo al respecto: “Hoy las mujeres que están privadas de su libertad son las mujeres pobres, mujeres que al momento de caer en cana eran el único sostén de la familia, ya sea económico o de cuidado, muchas veces son mujeres inmigrantes, un número altísimo de mujeres que están presas por delitos relacionados a la droga, siendo el último eslabón de una cadena de violencias, ya que nunca caen los grandes narcotraficantes sino las personas que se dedican al menudeo para mantener a sus hijos, ante el abandono total del estado, lo que se llaman delitos de supervivencia“.

La vocera del colectivo desplegó su mirada sobre la ley 24.660, “que permite que los hijos e hijas de hasta cuatro años, de las mujeres que caen presas, pueden permanecer en los penales con ellas“, a su vez también explicó que desde Atrapamuros “entendemos que la ley es un reconocimiento muy necesario para la especificidad de las mujeres madres pero también tiene un montón de falencias porque las unidades no están preparadas para alojar a niños y niñas, por la falta de comida, la falta de salud, la falta de higiene“.

Pensamos también en el estigma que cae sobre las mujeres presas madres, siempre debiendo ser para con otras personas, siempre en ese rol de cuidado“, expresó Saraví Tammone y profundizó la cuestión afirmando que “también nos preguntamos por qué no se da ese lugar de acompañamiento en las unidades de varones, la maternidad se reduce sólo a algo muy biológico también pero entendemos que a la vez la maternidad es una forma de resistencia de las mujeres presas, ejercer esos vínculos, cuidarlos, buscarse estrategias entre ellas, colectivamente, para poder sostener estos vínculos de las maneras más amorosas posibles“.

La semana que viene, Atrapamuros presentará el número anual de su revista, con un amplio dossier enfocado en el post-encierro, cómo volver a la calle después de la cárcel.

Escuchá/descargá la entrevista completa:

 

Los comentarios están cerrados.