Se dictaminaron los fallos en el juicio que imputaba a tres miembros de la policía metropolitana acusados de disparar balas de plomo contra periodistas y trabajadores del Centro Cultural San Martín

La causa impulsada de manera conjunta por la Coordinadora Contra la Represión Policial (CORREPI) y la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), que llevó a juicio a tres efectivos de la policía metropolitana, imputados por haber utilizado balas de plomo para el desalojo de la sala Alberdi en el Centro Cultural San Martín en el año 2013, llegó esta tarde a la instancia de fallos.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº7 dictaminó la absolución para Miguel Antonio Ledesma y Maximiliano Nelson Acosta mientras que Gabriel Heriberto Pereira de La Rosa fue condenado a tres años de prisión. La abogada querellante, María del Carmen Verdú dialogó previamente con la mesa de trabajo de RAP sobre los pormenores de la causa.

La abogada señaló “una diferencia abismal en la interpretación jurídica que se la da a esos hechos por parte de la fiscalía, donde nosotros vemos una clara tentativa de homicidio, una decisión orgánica de parte de todo el operativo policial y ejecutado en este caso por estos tres ex policías metropolitanos, hoy policías de la ciudad, que eran quienes estaban portando las escopetas con las que tiraron balas de plomo contra los compañeros, el fiscal ve apenas una desobediencia, un incumplimiento de deberes“.

Sobre la diferencia a la hora de interpretar los hechos, la vocera de CORREPI detalló: “Esto tiene que ver con una dinámica muy habitual en el aparato judicial que es la de “que parezca un accidente”, como decía Al Capone, o sea, cuando se ven obligados por la transparencia de los hechos a tener que impulsar una condena, buscan alguna forma de que la cosa quede en “qué barbaridad, qué brutos estos tres policías” y no, como decimos nosotros, en una política de estado, fue una decisión tomada por la dirección del operativo y de ninguna manera puede plantearse como un hecho aislado“.

Por último, Verdú expresó que “tan claramente están probados los hechos que las dos defensas, por un lado Ledesma y Acosta, por el otro lado Pereyra de la Rosa, se echaban la culpa entre ellos“.

Esuchá la entrevista completa:

 

Los comentarios están cerrados.