Rosa Bru aclaró que el nuevo jefe de la Policía de la provincia, Rubén Fabián Perroni, no estuvo “implicado en el caso de Miguel”, pero si estuvo detenido e imputado por torturas. También habló de la condena que se aplicó hace 18 años a los responsables de la desaparición de su hijo y reflexionó sobre las amenazas al fiscal Cartasegna.


“Acá estamos, tratando de digerir las novedades”,
fue lo primero que dijo Rosa Bru en los micrófonos de Radio Futura. La mamá de Miguel, en Cacodelphia, recordó la condena a cadena perpetua que la justicia le aplicó hace 18 años a Walter Abrigo y Justo López, por encontrarlos responsables de la desaparición de su hijo, reflexionó sobre las amenazas al fiscal Cartasegna y opinó sobre el nuevo Jefe de la Policía bonaerense.

El 17 de mayo de 1999 en un juicio oral y público, la justicia condenó a cadena perpetua, a los policías Justo López y Walter Abrigo, por considerarlos penalmente responsables de ser autores materiales del crimen de Miguel Bru. La Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de La Plata, condeno asimismo a cumplir una pena de tres años al comisario Juan Domingo Ojeda y al suboficial Ramón Cerecetto. “Pasaron 18 años y no hay ningún detenido y en este momento, tampoco tenemos causa de búsqueda” señaló Rosa Bru. “Habíamos pensado recusar al fiscal Fernando Cartasegna y así estamos todavía, en la lucha para que abandone la causa”, agregó.

La madre de Miguel reclama que el fiscal sea apartado de la causa por la búsqueda del cuerpo de su hijo “porque no le interesa”. Rosa relató que “cuando terminó el juicio de Miguel, la búsqueda que mientras se instruía la causa para elevarla a juicio, estuvo a cargo de la sala primera, cuando dio comienzo el juicio paso a la UFI 4. Allí estaba el fiscal Carlos Javier Guzmán, luego la causa recayó sobre el Dr. Víctor Violini y luego sobre Delucchi y con ninguno tuve problemas. Esos problemas se me presentaron con el Fiscal Fernando Cartasegna, que tiene la causa hace más de seis años y que solo hizo, en ese tiempo, dos rastrillajes”. 

Días atrás éste fiscal en un confuso episodio, dijo haber sido amenazado por las causas que lleva, una de ellas la de abogados “caranchos” y su connivencia con policías bonaerenses. Con respecto a estas denuncias realizadas por Cartasegna, Rosa, aseguró no creerle nada. “Creo que todo es una parodia”, dijo en sintonía con el propio jefe de los fiscales provinciales, Julio Conte Grand, quien admitió que la versión que dio el fiscal es una historia que no cierra. “Las explicaciones que dio, sobre el último ataque que tuvo, fueron de niños, no creo nada de esos ataques”, señaló Rosa.

El estudiante de periodismo Miguel Bru desapareció el 17 de agosto de 1993 y todas las sospechas por su desaparición recayeron en la comisaría Novena de La Plata. Dos meses antes, Bru había denunciado a esa comisaria por un allanamiento ilegal de su casa. Luego de muchas marchas convocadas por familiares y amigos bajo la consigna “¿Dónde está Miguel?”, fueron detenidos los policías Justo López y Walter Abrigo, a cargo de ese destacamento policial la fecha del secuestro. Y seis años después ambos policías fueron condenados a cadena perpetua.

Al ser consultada por la resistencia de los policías a señalar dónde está el cuerpo de Miguel, Rosa recordó a Erenia Sánchez Viamonte, Madre de Plaza de Mayo que “en el acto del no al 2×1 de la Corte, se preguntaba sin poder comprender, porque no dicen que paso con sus hijos. Ella no comprende y yo tampoco, cual es el motivo para que no digan donde esta Miguel. Hoy a 24 años, nos seguimos preguntando lo mismo, queremos saber donde esta. Les he ofrecido de todo, en su momento expresamos que estábamos dispuestos a aceptar una reducción de penas, si ellos colaboran para encontrar a Miguel y sin embargo, nunca dijeron nada. Creo que nunca entendieron que no estamos buscando represalias”.

“Acaso si fueran más inteligentes, entenderían que si dijeran dónde está, se termina esta historia”, dijo. “Prometí que el día que aparezca Miguel iba a sacar la maldita placa de la puerta de la Comisaria 9na, porque sé que ese, sería el último lugar en el que Miguel quisiera que este su nombre”, reveló.

Nuevo jefe de la policía

La gobernadora María Eugenia Vidal, desplazó a Pablo Bressi de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y designo en su lugar a Rubén Fabián Perroni. Rosa aseguró que “su designación fue una sorpresa para todos” y desmintió que Miguel lo haya denunciado. “La denuncia por el allanamiento en la casa de 69, Miguel la hizo al Servicio de calle de la Comisaria 9na. que entonces estaba integrado por el oficial inspector Walter Rubén Abrigo (Jefe del Servicio), el cabo primero Justo López y Víctor Miguel Ranaletta”, recordó.

Rubén Fabián Perroni, el nuevo Jefe de la Policía bonaerense, en 1992 estuvo detenido e imputado por torturas y apremios ilegales ocurridos en la misma comisaría donde se lo vio a Miguel por última vez. “Perroni junto con Abrigo, torturaron allí a un joven y de ahí viene la relación de ambos”, contó Rosa y se preguntó “¿Cómo se nos pudo pasar, cómo se las arreglaron para que eso no trascendiera a los medios?.

En la causa por la desaparición de Miguel Bru, el ahora jefe de la bonaerense, nunca fue mencionado, “nunca lo nombraron, pero ambos eran parte de la misma patota, aunque no puedo decir que Perroni haya estado implicado en el caso de Miguel”.

El primer destino de Perroni como policía fue en la Comisaría Quinta de La Plata. Allí conoció a Néstor Bru, el padre de Miguel quien en esa comisaría le comentó que precisaba comprar una campera para su quinto hijo, que viajaba a Bariloche de viaje de fin de curso. “Fue entonces que Perroni, le ofreció inmediatamente la campera que él uso para ir a esa ciudad”, contó Rosa y recordó que “la foto de Miguel en Bariloche, es con la campera del ahora jefe policial”.

Finalmente Rosa dijo que “si no logramos tener una justicia que haga las cosas como las tiene que hacer, la violencia institucional nunca va a terminar. Fíjate en el caso Omar Cigaran, la fiscal entendió que no había nada para investigar y sobreseyó al policía Diego Walter Flores y así se llego al juicio sin acusación fiscal. Pero no solo eso, sino que en Asuntos internos de la policía, entendió que había presunción de inocencia y Flores siguió trabajando como si no hubiese hecho nada, nunca paso a disponibilidad. Entonces –dijo-, hay un montón de cosas que no están funcionando”.

Escuchar/Descargar la entrevista completa a Rosa Bru

Los comentarios están cerrados.