Proyecto de reforma: “El Fuero Federal sufre un atraso incomprensible”

Mario Juliano, Director de Pensamiento
Penal y juez del Tribunal 1 de Necochea

El poder ejecutivo nacional enviará al Congreso un proyecto de reforma del Código Procesal Penal. La reforma buscará la imparcialidad de los jueces y a la celeridad del proceso. Para Mario Alberto Juliano, juez de Necochea y director de la ONG Pensamiento Penal, se trata de una propuesta positiva ya que “actualmente los jueces del Fuero Federal llevan adelante las investigaciones, lo que les impide ser imparciales en los conflictos a dirimir”. 

>

El martes pasado en la presentación del Código Civil y Comercial, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, anunció que enviaría el proyecto de reforma del actual Código Procesal Penal, que data de 1991. Inmediatamente, organizaciones relacionadas con lo jurídico mostraron su apoyo al proyecto. Desde Pensamiento Penal, Juliano dijo que el atraso del Fuero Federal es incomprensible: “El juez cumple las tareas de instrucción de la investigación y así pierde la imparcialidad que es la garantía para la sociedad”.
Juliano apuntó que se debe buscar la calidad institucional para garantizar los procesos judiciales, sin embargo, aseguró que “esto no quiere decir que los jueces seamos absolutamente imparciales, sufrimos presiones en mayor o medida de sectores mediáticos o de ciertos clamores populares”. Agregó que “si esto no fuera así, no tendríamos el elevadísimo nivel de personas privadas de su libertad bajo el régimen de prisión preventiva”, haciendo referencia a que el 60% de la población carcelaria no tiene condena firme y por lo tanto son inocentes jurídicamente.

El Código Procesal Penal nacional actual se rige bajo el sistema inquisitorio mediante el cual el juez instruye la investigación. La mayoría de las provincias de Argentina han modificado sus códigos bajo el paradigma moderno, el sistema acusatorio. En los regímenes provinciales son los fiscales los encargados de llevar adelante la investigación; además se le atribuye mayor rapidez y eficacia de los procesos ya que el juez se ocupa de garantizar que se hagan debidamente.

La provincia de Buenos Aires cambió su Código Procesal en 1998 y se inscribió en el sistema acusatorio. Esta modalidad, además de la imparcialidad del juez, se caracteriza por la oralidad de todo el proceso e incluye formas alternativas de resolver los conflictos cuando el fiscal lo considere.

El presidente de Pensamiento Penal aseguró que en la academia ya no está en discusión cuál es el sistema que tiene que usarse, ya que hay acuerdo sobre que el sistema acusatorio es el que respeta las garantías del proceso. Por eso, afirmó que no habrá grandes problemas en su aprobación aunque apuntó a los integrantes del Fuero Federal: “Hay cierta aristocracia judicial y por eso creo que desde ahí va a haber cierta resistencia”.

Descargar entrevista completa